Análisis Amazon Echo Show 10: increíble si logramos exprimirlo

Amazon es una de las empresas más reconocibles dentro y fuera de España. Es más, en Estados Unidos su liderazgo en el sector de la domótica más convencional es indiscutible. Aunque hay otras alternativas los altavoces inteligentes de la empresa los productos de Amazon arrasan por su relación calidad precio.

Los Amazon Echo Dot de cualquier generación son un buen ejemplo pero la empresa tiene otros productos mucho más avanzados, y también mucho más caros.

El Amazon Echo Show 10 de tercera generación fue presentado a finales del año pasado junto con otros productos y se puede comprar en España desde hace unos días.

Este modelo es muy especial dado que usa un sistema de altavoces más avanzado que los vistos hasta ahora en modelos con pantallas y, sobre todo, esta diseñado para que pueda girar hasta encarar a su interlocutor.

Google debe aprender de Amazon y copiar a Alexa

Dónde colocamos el altavoz

Hay dos cosas que tenemos que tener en cuenta a la hora de colocar este altavoz en casa.

Por un lado, no podemos perder de vista que es grande, muy grande. No sólo por la diagonal de su pantalla, de más de 10 pulgadas, sino porque la pieza central que apoyamos también ocupa lo suyo.

Además, al moverse necesitamos cierto espacio a su alrededor si no queremos que choque con algo. Cuando lo instalamos el propio Echo Show aprende hasta dónde puede moverse, pero lo normal es que le demos mucho margen de movilidad, sino quizás no tiene sentido escoger este modelo.

En mi caso he optado por ponerla en el salón porque aunque la cocina es una opción instintiva, el tamaño de la misma no hacia apropiado poner un aparato tan grande.

Diseño y movilidad

Una vez tenemos claro dónde colocar el Echo Show 10 tenemos que ser conscientes de que se moverá, por lo que no es buena idea colocar nada cerca, ni temporalmente.

La estabilidad del producto es elevada, y no parece sencillo golpearlo si querer y hacerlo caer. Además, podemos inclinar la pantalla para ponerla mas vertical o mas horizontal, aunque esto no es automático. Es más, si es necesario el Echo Show 10 puede girarse de forma manual de izquierda a derecha.

Nos hubiera gustado que fuera así porque si la tenemos en un punto en el que en ocasiones la usamos sentados y en otras de pie la inclinación no será adecuada para una de las dos situaciones.

Si por el contrario la usamos en la cocina y siempre estamos de pie no habrá problema.

En cuanto a los conectores, tenemos sólo el que se usa para el cable de carga. Tenemos también botones para controlar el volumen, si no queremos hacerlo con la voz, así como una pieza capaz de tapar la cámara integrada, por temas de privacidad.

De igual modo podemos silenciar el micrófono con un botón, algo normal en los altavoces inteligentes.

Una pantalla muy grande, que invita a usarla para ver series

Este modelo, como su nombre indica, tiene una pantalla de 10 pulgadas, en concreto 10.1. Este tamaño hace que además de usarla para realizar consultas sea adecuada incluso para ver vídeos de Youtube, Netflix o Amazon Video.

Quizás ver una película es algo exagerado pero además de para vídeos de cocina se puede usar para ver series mientras cocinamos, ponerle dibujos animados a los más pequeños mientras desayunan, etc.

La pantalla se puede programar para que ahorre energía y se atenúe, e incluso que deje de moverse buscándonos si han pasado 10 minutos y no le hemos hablado.

Aunque en la interfaz tenemos un botón para parar el movimiento del panel hay disponibles varios comandos de voz exclusivos de este modelo.

  • «Alexa, comienza a seguirme».
  • «Alexa, gira a la derecha/izquierda».
  • «Alexa, deja de seguirme».
  • «Alexa, desactiva el movimiento».

Un sonido potente

Uno de los valores más relevantes de este producto no es la pantalla, es el sistema de altavoces integrado. Este Show 10 tiene dos tweeters de 25 mm (1″) y un woofer de 76 mm (3″). Esto supone más potencia de sonido que el Nest Audio, que ya nos pareció increíble.

El volumen máximo que es capaz de desarrollar es más que suficiente para llenar un salón de hasta 20 o 30 metros cuadrados. Es más, el volumen máximo es tan alto que a veces si hace difícil pausar la reproducción de la música con un comando de voz porque Alexa no llega a escucharnos.

La calidad de sonido es muy elevada e incluso ofrece unos bajos contrastados, siempre teniendo en cuenta que nos es un producto de sonido profesional.

No llega a tener la potencia de un Amazon Studio pero para ser un altavoz con pantalla podemos decir, sin lugar a dudas, que es el que mejor audio nos ofrece.

Una cámara de gran resolución y múltiples usos

El tercer elemento clave de este producto, tras la pantalla y los altavoces, es la cámara.

Tenemos un sensor de 13 Mpx que nos permite realizar videollamadas de forma sencilla y además sirve para saber dónde estamos en cada momento.

Además, esta cámara permite el control de la casa desde la app de Alexa como si fuera una cámara de videovigilancia. No tiene visión nocturna pero sí que nos permite moverla para controlar lo que pasa en la habitación en la que estamos.

Como hemos dicho antes, si no queremos usarla podemos taparla con una pequeña pestaña de plástico integrada en el marco.

La única pega que le hemos visto es que al buscar al usuario lo hace dejando la cámara apuntando a nuestra cara. Esto no sería un problema si la cámara estuviera en el centro de la pantalla, pero no es así.

Al tenerla en un lateral nos da la sensación de que la pantalla no queda perfectamente alineada a nosotros cuando estamos cerca. De lejos esto no es un problema, pero claro, tampoco esto es una TV que veamos a varios metros de distancia.

Mucho más que un altavoz

Cuando los altavoces inteligentes se pusieron de moda empezamos a ver cómo eran mucho más útiles que como elementos de salida de sonido.

Esto se fue mejorando y, por ejemplo, el Amazon Echo Plus servía no sólo como asistente de voz y altavoz, sino también como termómetro y como centralita Zigbee para nuestros aparatos domóticos.

Ver vídeo

Esto último también está presente en el Amazon Echo Show 10 pero extrañamente parece que este modelo no tiene termómetro. Puede parecer una tontería pero yo me había acostumbrado a saber la temperatura simplemente preguntándoselo al altavoz.

Por otro lado, sí que tenemos un nuevo procesador, el Amazon AZ1 Neural Edge, que por cómo responde el dispositivo tenemos que decir que parece sólido.

Ver vídeo

Hay más funciones que podemos configurar desde la aplicación de Alexa. En ella podemos agrupar este altavoz con otros, configurar los servicios de streaming de audio y vídeo, etc,

Versión:
Autor:
Requiere

Ver vídeo

La cuestión es ¿vas a exprimir el Amazon Echo Show 10?

Amazon nos ha acostumbrado a que sus productos sean muy baratos. Incluso el Amazon Studio cuesta menos de 200 euros.

Es por eso que cuando se anunció que este Amazon Echo Show 10 costaría 249.90 euros arqueé una ceja.

Pensándolo fríamente podemos ver cómo este aparato sustituye a un altavoz inteligente de gran potencia, a una pantalla inteligente con cámara, a una centralita domótica y a una cámara de videovigilancia.

Visto así el precio no parece tan alto pero sí que limita el tipo de usuario que puede sacarle el máximo partido. Si lo único que valoramos del Echo Show 10 es que su pantalla se mueve vamos a pagar mucho por ello. Si somos capaces de exprimir todo lo que tiene que ofrecer nos da la sensación de que será una buena inversión.

Comprar Amazon Echo Show 10

Nota: Algunos de los enlaces a tiendas de este artículo contienen código de afiliación. Con ellos apoyas nuestro trabajo a la vez que confirmamos que son tiendas fiables y con garantías. Tu no pagarás más y tampoco comprometemos nuestra neutralidad en las elecciones de enlaces.

La entrada Análisis Amazon Echo Show 10: increíble si logramos exprimirlo aparece primero en El Androide Libre.

Powered by WPeMatico