Category Archives: Reviews de móviles Android

Auto Added by WPeMatico

05May/20

Análisis del realme 5i, un smartphone que resulta familiar

Análisis del realme 5i, un smartphone que resulta familiar

La gama de smartphones de realme sigue ampliándose, en esta ocasión la gama de dispositivos asequibles es la que recibe un nuevo miembro. Hablamos del nuevo realme 5i, un smartphone de precio contenido que no renuncia a nada al menos sobre el papel.

Este nuevo smartphone se sitúa un escalón por encima del realme C3, que analizamos recientemente en la web. Y en principio está dirigido a su venta en centros comerciales, salvo cambio de última hora, por lo que debería ser sencillo de encontrar en las estanterías. La pregunta es ¿merecerá la pena?

Características del realme 5i

Características del realme 5i

Si repasamos las especificaciones del nuevo realme 5i puede que tengamos una pequeña sensación de deja vú. Ya que exceptuando el diseño exterior, el smartphone es punto por punto calcado al realme 5 perteneciente a la gama de 2019. En principio esto no debería ser un problema, pero nos causa curiosidad si pasará la prueba del tiempo.

  • Cuerpo
    • Dimensiones: 164.4 x 75 x 8.95 mm
    • Peso: 195 gramos
    • Colores:
      • Aqua blue
      • Forest green
  • Pantalla
    • Tipo: IPS
    • Tamaño: 6.5 pulgadas | 20:9
    • Resolución: 1600 x 720 píxeles
  • Características principales
    • Procesador: Qualcomm Snapdragon 665
      • 4 x 2.0 Ghz @ Kryo 260 Gold
      • 4 x 1.8 Ghz @ Kryo 260 Silver
    • GPU: Adreno 610
    • Sistema operativo: ColorOS 6 basado en Android 9
  • Memoria
    • ROM: 64 GB
    • RAM: 4 GB
    • MicroSD: Si, hasta 256 GB
  • Cámaras
    • Trasera:
      • Principal: 12 Mpx f/1.8 PDAF
      • Ultra angular: 8 Mpx f/2.25
      • Macro:  2 Mpx f/2.4
      • Profundidad: 2 Mpx f/2.4
    • Delantera: 8 Mpx f/2.0
  • Conectividad
    • WiFi 802.11 n
    • Bluetooth 5.0
    • Radio FM
    • GPS | AGPS | GLONASS
    • Toma de auriculares
    • microUSB 2.0
  • Sensores
    • Lector de huellas trasero
    • Acelerómetro, giroscopio, proximidad y brújula
  • Protección: Salpicaduras
  • Batería
    • 5000 mAh Li-Po
    • Carga rápida: No, 10W

Tal como hemos mencionado anteriormente, el nuevo realme 5i bajo su carcasa es un realme 5. Por lo que sus principales reclamos son su enorme batería de 5000 mAh, que unido al eficiente Snapdragon 665, nos otorgará una autonomía realmente sobrada.

El otro punto sobre el que se basa el nuevo realme 5i es su apuesta fotográfica, poniendo a nuestra disposición cuatro sensores. Este aspecto posiciona al nuevo realme como una de las opciones más polivalentes, a un precio asequible, en términos fotográficos. Obviamente no todo es perfecto, pero es algo que iremos desgranando a lo largo del análisis.

Diseño moderno y atractivo

Nada más tener el dispositivo en nuestras manos, notamos inmediatamente dos detalles. El primero es su peso de 195 gramos, el pequeño precio a pagar por disponer de una batería enorme. Y el segundo es su diseño exterior, una variante de lo visto en el realme C3.

Una trasera que goza de una textura que interactúa con la luz, además de proporcionar un extra de agarre al sujetar el smartphone. Dicho agarre se ve complementado con el diseño de los bordes laterales, en forma de diamante. Por lo que no solo disponemos de un diseño atractivo a la vista, sino también práctico.

Diseño moderno y atractivo

Pocas sorpresas nos encontramos en el resto del diseño del nuevo realme 5i, encontrándonos con el logotipo de la marca en la esquina inferior izquierda. El lector de huellas trasero, se sitúa en una posición que posibilita su acceso de manera natural al sujetar el smartphone.

En la esquina superior izquierda encontramos el conjunto de sensores de la cámara, los cuales sobresalen unos milímetros del perfil del dispositivo. Un detalle que notaremos especialmente al dejar el smartphone sobre una superficie plana, aunque es fácilmente solucionable haciendo uso de una funda protectora.

El diseño de los bordes en forma de rombo proporciona un mejor agarre

La distribución de los botones sigue la línea de los últimos dispositivos de realme, el botón de encendido solitario en el borde derecho. Siendo el borde izquierdo el lugar donde encontraremos los botones de volumen y la bandeja para la tarjeta SIM + MicroSD.

Si buscamos el conector microUSB, el único altavoz y la toma de auriculares, se encuentran situados en el borde inferior del dispositivo. La guinda de todo el conjunto la pone su pantalla de 6.5 pulgadas, con una relación de aspecto 20:9 que proporciona al nuevo realme 5i de una robustez que notamos en el uso diario del dispositivo.

Pantalla correcta y brillante

Tal y como hemos mencionado anteriormente el nuevo realme 5i dispone de una pantalla IPS de 6.5 pulgadas, con una relación de aspecto 20:9 y una resolución de 1600 x 720 píxeles. Alojando la cámara frontal en un discreto notch en forma de gota en el borde superior de la misma.

A pesar de hacer uso de una resolución discreta, como son los 1600 x 720 píxeles, la pantalla es realmente cómoda de usar. Ya sea leyendo textos o disfrutando de contenidos multimedia, la nitidez es más que suficiente para la mayoría de usuarios.

Pantalla correcta y brillante

Otro de los aspectos que nos ha sorprendido positivamente es la luminosidad de la pantalla, sea cual sea la la situación lumínica en la que nos encontremos. Un conjunto que se ve complementado por las opciones de ajuste que tenemos a nuestra disposición. Pudiendo ajustar el tono de la pantalla, según nos guste una tonalidad más fría o más cálida.

Poniendo todo lo anterior en perspectiva, podemos decir que realme ha realizado una apuesta inteligente en la elección de la pantalla del nuevo realme 5i. En lugar de ahorrar costes, ofreciendo una experiencia de dudosa calidad, han optado por poner a disposición de los usuarios una pantalla que se disfruta en el día a día.

Rendimiento discreto y eficiente

Bajo la carcasa del nuevo realme 5i encontramos a un viejo conocido, el Snapdragon 665 de Qualcomm. Un procesador que destaca por su gran eficiencia energética, sin renunciar a un extraordinario rendimiento para las tareas del día a día. Siendo más que solvente para la gran mayoría de usuarios.

El conjunto se ve complementado con 4GB de memoria RAM y 64GB de almacenamiento. Lo que posiciona al nuevo realme 5i como una opción muy interesante, especialmente si pensamos a largo plazo. Ya que nos permitirá olvidarnos durante una temporada de los problemas de espacio. Algo que siempre podemos ampliar usando una microSD.

Rendimiento discreto y eficiente

Si ponemos el foco en el comportamiento del nuevo realme, ha sido en todo momento fluido y ejecutando sin ningún problema todas las aplicaciones que hemos necesitado. Permitiéndonos ejecutar varias aplicaciones y cambiar de una a otra de manera satisfactoria, algo a lo que contribuyen los 4GB de memoria RAM.

Aquellos que quieran disfrutar de algún que otro momento de ocio, obtendrán una experiencia satisfactoria en líneas generales. Aguantando el tipo ante títulos exigentes como Shadowgun Legends, Honkai Impact 3rd o títulos más relajados como Isla de pingüinos o NBA Live.

El rendimiento del nuevo realme 5i es más que solvente

Donde hemos encontrado de nuevo un rendimiento extraño ha sido en Asphalt 9, algo que ya experimentamos en el Motorola G8 Plus que usa el mismo SD665. Algo que no deja de extrañarnos, especialmente viendo la buena experiencia obtenida en otros títulos.

Lo que realme pone a nuestra disposición, recordemos la gama a la que pertenece el realme 5i, es un dispositivo que ofrece una experiencia de uso realmente satisfactoria. En el que no tendremos la sensación de quedarse corto, ni siquiera a largo plazo, poniendo en nuestras manos un gran equilibrio entre rendimiento, eficiencia y precio.

Autonomía a prueba de bombas

Hemos llegado a uno de los puntos clave del nuevo realme 5i, la gran autonomía de su batería de 5000 mAh. Un aspecto que nos permitirá permanecer lejos de un enchufe durante horas, aunque la ausencia de carga rápida nos tendrá pegado a uno durante la carga de la misma.

Y aquí es donde vemos una de esas decisiones inexplicables, disponer de una batería enorme y no tener carga rápida aunque sea de las básicas. Esto nos tendrá durante 3 horas enchufados, para obtener una carga al 100%, aunque en poco más de 1 hora ya disfrutaremos de un 50%. Algo más que suficiente para despreocuparnos un buen tiempo.

Autonomía a prueba de bombas

Las cifras en términos de autonomía están a la altura de lo que podemos esperar, 5000 mAh unido al eficiente Snapdragon 665 y una pantalla de 72op no dan lugar a otra cosa. Obteniendo entre 8 y 9 horas de pantalla haciendo un uso intensivo del smartphone.

Hasta el momento, el nuevo realme 5i, ha ido marcando las casillas de lo que un alto porcentaje de usuarios buscan en un smartphone. Especialmente aquellos que deseen olvidarse del cargador en casa y tener una autonomía más que solvente en el uso diario.

Sonido y conexiones que cumplen

Alcanzamos el apartado en el que el nuevo realme 5i nos ha dejado más indiferentes, especialmente en las conexiones. No encontramos un puerto USB Tipo C, algo habitual en 2020, sino que hace uso del vetusto microUSB. En el apartado inalámbrico, disponemos únicamente de una conexión WiFi 802.11 n, por lo que podemos olvidarnos de la doble banda.

Sonido y conexiones que cumplen

Obviamente la presencia de una toma de auriculares y la conexión inalámbrica bluetooth 5.0 son siempre recibidas con los brazos abiertos. Pero no deja de resultar extraño la elección en el apartado de conexiones que encontramos en el nuevo realme 5i.

Si pasamos al apartado sonoro, la apuesta es discreta sin grandes alardes. Un único altavoz, situado en el borde inferior del dispositivo, que ofrece un sonido correcto siempre que no nos vengamos arriba con el volumen. El sonido por auriculares es otro cantar, ya que gracias a los ajustes de sonido podemos ajustar a nuestro gusto la experiencia.

La presencia del puerto microUSB resulta un tanto extraña en 2020

No debemos olvidarnos de la ausencia de la tecnología NFC, realmente útil para realizar los pagos usando el móvil. Por lo que podemos decir que el nuevo realme 5i nos da una de cal y otra de arena, ofreciendo una amplia variedad de conexiones. Desconocemos cuanto se ahorra al prescindir del USB Tipo C o de una mejor conexión WiFi, pero son detalles que están ahí.

ColorOS 6, el pasado de realme

Tal y como mencionamos al principio de este análisis, el nuevo realme 5i viene siendo un realme 5 con otro diseño exterior. Una prueba de ello es el software que encontramos corriendo por sus circuitos, ColorOS 6 basado en Android 9. Recordemos que realme ya está usando en sus nuevos dispositivos realmeUI basado en Android 10.

El nuevo realme 5i viene con ColorOS 6 basado en Android 9

La presencia de ColorOS 6 no es algo malo per sé, sin embargo nos deja la duda de porqué no han lanzado el nuevo realme 5i junto con la última versión de Android. Algo que si encontramos en otros dispositivos de la gama de entrada, como el nuevo realme C3.

En el uso diario ColorOS 6 es un sistema agradable de usar, con unas animaciones fluidas, dispone de una amplia variedad de opciones de personalización. Y en el nuevo realme 5i no es una excepción, comportándose a gran nivel en todo momento. Quizá el diseño recuerda en ocasiones un poco a iOS, aunque sea solamente en pequeños detalles aquí y allá del interfaz.

ColorOS 6, el pasado de realme

Destacamos, como aspectos positivos, la presencia de elementos de seguridad para el usuario. Hablamos del bloqueo de aplicaciones, el espacio para niños o la caja fuerte. Aspectos que aportan a la experiencia de usuario y se diferencia de sus rivales.

Sin embargo, siempre hay un pero, no nos ha gustado el exceso de bloatware nada más encender el smartphone. Es un incordio andar desinstalando aplicaciones nada más encender nuestro nuevo teléfono, sin mencionar algunas que tienen la opción de desinstalación un tanto escondida.

ColorOS 6 está basado en Android 9, aunque estás actualizado al día en seguridad

Otro detalle que nos ha sorprendido, no para bien, es la aplicación ORoaming. Dicha aplicación nos aparece en pleno asistente de configuración y su principal objetivo es que contratemos paquetes de datos roaming. Algo que ocurre, cuando aún no hemos insertado la tarjeta SIM siquiera.

Si en el apartado sonoro y de conexiones el nuevo realme 5i nos dejaba frios, en el software la sensación que tenemos es un tanto agridulce. No tanto por la presencia de ColorOS 6, ya que al menos las actualizaciones de seguridad están al día, sino por el exceso de bloatware que hemos encontrado.

Fotografía para todos los gustos

Junto con su autonomía, otro de los puntos sobre los que se sustenta la apuesta del realme 5i es en su fotografía. Poniendo a disposición de sus usuarios un amplio abanico de sensores, que permiten obtener una experiencia para casi todos los gustos.

El sensor principal de 12 megapíxeles, es sobre el que cae todo el peso fotográfico, ofrece unos resultados correctos. No tanto por el sensor en si, sino por el excesivo procesado que nos encontramos en ocasiones. Algo que se ve notablemente multiplicado en situaciones de iluminación escasa.

Fotografía para todos los gustos

Respecto al resto de sensores, siendo sinceros, no están a la altura del sensor principal. Por lo que aportan la polivalencia de tener un gran angular o un macro, pero ofreciendo unos resultados muy discretos. Un poco mejor el sensor de 8 megapíxeles del gran angular, pudiendo tener algunas fotografías usables.

Sin embargo, el sensor de 2 megapíxeles para macro no ofrece una buena experiencia ni con una iluminación óptima. Algo que junto al procesado de las fotografías, hace que muy pocas sean realmente usables ni siquiera online. Por lo que recomendamos usarla solo para experimentar o en situaciones muy específicas.

Regresando al sensor principal, podemos eludir el procesado de realme usando una aplicación de terceros. Pudiendo realizar fotografías en formato RAW y así sacar el máximo rendimiento de la cámara del nuevo realme 5i. Una aplicación de cámara, que más allá del procesado ofrece un amplio abanico de opciones.

Desde los diversos modos creativos, pasando por los distintos modos de video en el que se incluye un modo de cámara lenta y sin olvidarnos del modo experto. En este último modo, podemos ajustar los parámetros de la fotografía para obtener mejores resultados.

En líneas generales, el sensor principal es el que mejor experiencia ofrece en diversas situaciones, siempre que dispongamos de una iluminación suficiente. Los demás sensores nos permiten explorar nuestra creatividad, siempre que seamos conscientes de lo limitados que son. Algo lógico teniendo en cuenta la gama a la que pertenece el nuevo realme 5i.

Conclusión

El nuevo realme 5i es una apuesta un tanto extraña por parte de realme. Entendemos que es un smartphone dirigido a su venta en centros comerciales, pero podrían haber ido más allá de cambiarle el diseño exterior al realme 5 de 2019. Que básicamente es lo que es este «nuevo» smartphone.

Al menos la grata experiencia que ofrece en el uso diario, su solvente autonomía y la variedad fotográfica siguen estando a la altura. Puntos fuertes sobre los que se basa el nuevo realme 5i y que todo usuario de un realme 5 conoce más que de sobra.

El nuevo realme 5i es un smartphone que resulta un tanto familiar

Quizá el apartado en el que el nuevo realme 5i nos deja más desencantados es en el software, por encima de la ausencia de ciertas conexiones. Ya que encontrarnos con un exceso de aplicaciones que no hemos pedido, nada más encender nuestro nuevo smartphone, puede resultar molesto a más de un usuario.

Por lo demás, el nuevo realme 5i es un smartphone realmente equilibrado y especialmente si tenemos en cuenta su precio de 159€. Encontrándonos únicamente como opción, el color verde bosque, que está unido a 64GB de almacenamiento y 4GB de memoria RAM.

Situándose así como una opción a tener en cuenta, especialmente para aquellos usuarios que busquen un smartphone asequible pero que goce de garantías a largo plazo. Ya que en este aspecto el nuevo realme 5i es un dispositivo más que solvente.

La entrada Análisis del realme 5i, un smartphone que resulta familiar aparece primero en El Androide Libre.

Powered by WPeMatico

05May/20

Análisis realme 6 Pro: un gama media especialmente redondo

La empresa china realme tenía pensado presentar en España diversos dispositivos a lo largo de los primeros meses de 2020. La situación con la pandemia mundial del coronavirus ha retrasado el lanzamiento de varios de esos productos, por lo que se han juntado muchos modelos que no tenían previsto salir al mercado a la vez.

Los realme 6 Pro y realme 5i ya se pueden comprar en España
realme aumenta su catálogo de teléfonos en España con el lanzamiento de los realme 6 pro y realme 5i cuya llegada se ha hecho ya oficial.

En la gama baja hemos podido analizar recientemente el realme 6i, realme 5i y realme C3. Hoy hacemos lo mismo con el que es el mejor móvil de su gama de entrada, el realme 6 Pro. No obstante hay que dejar claro que estamos ante un móvil de gama media, aunque su familia englobe terminales de gama baja.

Ver vídeo

Características realme 6 Pro

  • Pantalla y multimedia:
    • Tamaño: 6,6 pulgadas.
    • Resolución FullHD+ (2400 x 1080 píxeles).
    • Relación de aspecto 20:9.
    • Tasa de refresco: 90 Hz.
    • Sonido: Dolby Atmos y Hi-Res Audio.
  • Rendimiento:
    • Procesador Snapdragon 720G.
    • 8 GB de RAM.
    • 128 GB de almacenamiento interno UFS 2.1.
  • Cámaras delanteras:
    • Sensor principal trasero: Samsung ISOCELL Bright GW1 de 64 Mpx.
    • Ultra gran angular de 8 Mpx.
    • Telefoto 12 Mpx hasta 20 aumentos.
    • Macro de 2 Mpx.
  • Cámaras traseras:
    • Angular de 16 Mpx.
    • Ultra gran angular de 8 Mpx.
  • Batería:
    • Capacidad: 4300 mAh.
    • Carga rápida de 30 W.
  • Dimensiones: 163,8 x 75.8 x 8,9 mm.
  • Peso: 202 gramos.
  • Conectividad: WiFi b/g/n/ac, Bluetooth 5.0, jack de auriculares, NFC, Doble SIM + expansión microSD.
  • Lector de huellas en el lateral.
  • Sistema:
    • Android 10.
    • Capa de personalización: realme UI.

Un diseño actual, pero con materiales plásticos

Tras estar analizando varios móviles en las últimas semanas, me ha supuesto un cambio probar un terminal como este. En cuando al rendimiento no tiene mucho que envidiar a móviles más caros, pero en diseño hay muchas diferencias.

realme ha optado por una línea estética propia de 2020, con un diseño que incluye una pantalla perforada para sus cámaras delanteras. Eso sí, los bordes de la misma son más gruesos que en otros modelos de mayor rango.

La construcción está realizada en plástico, lo que se nota al tacto, aunque no alivia su peso, de más de 200 gramos. La trasera también es de este material, aunque con un acabado llamativo sin ser demasiado ostentoso. Ahí tenemos las cuatro cámaras en un módulo lateral que nos recuerda a los realme X2 Series.

En el marco derecho tenemos los dos botones de volumen, separados y a una altura mucho más baja que en otros modelos, lo que hace que sean más fáciles de pulsar. Lo mismo pasa en el otro lateral con el botón de encendido, que está bajo.

En el mismo se aloja el sensor de huellas, que en más de una ocasión nos ha dado un falso escaneo al coger el móvil de la mesa. En el marco inferior tenemos el cargador USB C, el altavoz y el conector de auriculares 3.5 mm.

En la mano el móvil no es incómodo pero es raro que un terminal que no sea de metal y cristal pese tanto.

Los materiales son los que esperaríamos de un móvil de gama baja, o de gama de entrada, pero choca verlos en un dispositivo que, por potencia, precio y cámaras, es otra cosa.

Potencia no falta en el realme 6 Pro

La gama alta de este año ha subido espectacularmente de precio en parte por culpa de la decisión de Qualcomm de vender su Snapdragon 865 con 5G de forma obligatoria. Eso ha llevado a muchas marcas a optar por otros procesadores más económicos.

El Snapdragon 720G es uno de ellos, un chip de gama media con un buen rendimiento para juegos, como hemos podido comprobar con Honkai Impact Third. El rendimiento de este procesador se ha mostrado más que suficiente para el día a día y aunque no es comparable con los chipsets de gama alta nos resulta una opción perfecta para el usuario que quiere potencia pero no pagar demasiado.

Sólo hay una versión en España del realme 6 Pro, con 8 GB de RAM y 128 GB de memoria interna. Y esas cifras son comparables a móviles de gama media alta y alta. Eso sí, como es lógico las tecnologías de las mismas no son las más actuales, pero no lo esperábamos.

La conectividad del realme 6 Pro también está a la altura de su potencia, con Wifi de doble banda, bluetooth 5.1, e incluso NFC para pagos móviles. Y no nos olvidamos del conector jack 3.5 mm, la radio FM y la ranura para tarjeta de memoria SD, además de dos ranuras para tarjetas SIM, pudiendo usar las tres de forma simultánea.

Una pantalla fluida pero de calidad justa

Analizar una pantalla es una de esas cosas en las que no puedes dejarte llevar por las cifras técnicas. Muchas veces estas engañan, pero en elementos como una pantalla esto es más dramático que en otros casos.

El realme 6 Pro dispone de una pantalla grande, de 6.6 pulgadas, y con una resolución correcta, de 2400 x 1080 px. Pero no estamos ante una pantalla comparable a los móviles de unos 300 euros.

El panel no es OLED, sino LCD, y eso hace que tengamos unos colores mucho más planos. Es cierto que esto no suele ser algo prioritario para los usuarios que buscan un móvil bueno, bonito y barato, pero se nota la diferencia, y bastante, comparado con sus hermanos mayores, los realme X2.

Eso sí, disponemos de una tasa de refresco de 90 Hz, algo muy extraño de ver en la gama de entrada, aunque sea en una variante Pro de un modelo de la misma. La fluidez que aporta se nota y si bien no es la misma que en un panel OLED, se agradece.

Incluso podemos elegir el sistema automático de tasa de refresco, que pondrá 60 o 90 Hz en función de lo que estemos usando, para ahorrar batería.

Nos ha parecido que el brillo automático no es todo lo rápido que nos gustaría y en algunas ocasiones se ha quedado algo más alto de lo adecuado. Seguramente se pueda arreglar con una actualización de software y, aunque no fuera así, tampoco estamos ante algo que nos cause un grave perjuicio.

Se nota una bajada bastante llamativa del brillo cuando inclinamos el dispositivo hacia los lados o hacia arriba y abajo, aunque no tenemos tintes verdosos, una ventaja de usar un panel LCD frente a un OLED.

Análisis realme 6 Pro: un gama media especialmente redondo

La configuración del modo de color de pantalla nos permite elegir entre el intenso, el modo P3, o el suave, el modo sRGB. En nuestro caso hemos elegido el primero ya que el segundo tiende a amarillear la pantalla.

Pero lo que menos nos ha gustado del panel del realme 6 Pro ha sido sin duda la perforación de la doble cámara, que tiene un halo perimetral que da una mala sensación a la vista, aunque en el uso normal no nos afecta.

Este móvil cumple en el apartado fotográfico

Análisis realme 6 Pro: un gama media especialmente redondo

realme ha querido que este modelo sea también atractivo en el apartado fotográfico. Para ello lo ha dotado de seis cámaras, cuatro detrás y dos delante.

La cámara trasera está conformada por un sensor principal Samsung ISOCELL Bright GW1 de 64 Mpx, ultra gran angular de 8 Mpx, un telefoto de 12 Mpx de 2 aumentos ópticos y hasta 20 aumentos digitales. La última es un sensor macro de 2 Mpx. Hemos hecho muchas más fotos de lo normal con este móvil, al menos teniendo en cuenta las circunstancias.

Las fotos con luz son muy correctas, con una interpretación de colores algo llamativa, con más saturación de lo normal y un contraste fuerte, pero sin llegar a ser excesivo. Paree que realme busca llamar la atención sin crear imágenes irreales.

El gran angular cumple de día, con menos detalle que el sensor principal, al tener ocho veces menos resolución. Pese a eso es capaz de comportarse bien salvo cuando necesitamos un HDR forzado, como en las fotos a contraluz, donde vemos que la cámara flojea. Pero en la mayoría de situaciones la calidad es más que decente.

El sensor principal lo hemos disparado a 16 Mpx, usando el pixel binning en los 64 Mpx. Las tomas son muy buenas y la velocidad de disparo no se resiente. Los colores, las sombras y el tratamiento del tono de la imagen están por encima de lo que esperábamos.

Eso sí, ambos sensores usan la interpretación de color de forma diferente, y se nota cuando ponemos dos imágenes similares una al lado de la otra.

Aunque no lo esperábamos, agradecemos que en un móvil de esta categoría se incluya un telefoto, aunque sea de dos aumentos. Este sensor ofrece un buen detalle en el zoom y es capaz incluso de llegar a los cinco aumentos híbridos, con una nitidez que permite hacer las fotos usables. Se nota la pérdida d calidad con respecto a las otras fotos, claro, pero no es como cuando usamos el zoom de 20 aumentos digital.

El último sensor, el macro, es el que menos calidad ofrece, no ya por la resolución, que es muy baja (2 Mpx), sino porque no obtenemos los colores deseados.

Un aspecto a destacar de esta cámara es la presencia de un modo noche que ayuda mucho a la hora de tomar fotos con baja luz.

De noche la calidad de las cámaras cae bastante, aunque si no ampliamos la imagen el resultado es bastante aceptable. Eso sí, el gran angular demuestra que no tiene un sensor tan bueno como el angular normal y el macro es prácticamente inusable.

El tratamiento de las luces en estas circunstancias no es como el de los móviles de gama alta pero aún así tenemos una fotografía nocturna lo suficientemente buena como para que podamos hacer fotos en estas circunstancias.

A esto ayuda el modo noche, que como tantos otros crea imágenes algo irreales pero que rescata mucho detalle y permite hacer fotos casi en plena oscuridad.

El vídeo con el sensor principal es muy correcto con luz, con buena estabilización y se adapta muy bien a los cambios de zonas con más luz o más sombras. De noche el salto de calidad es dramático, sobre todo en el gran angular, y se nota la gama del teléfono.

En la cámara delantera tenemos un doble sensor con un angular de 16 Mpx y un gran angular de 8 Mpx. La versatilidad que da esto es increíble y ojalá más marcas lo implementaran.

La calidad de la fotografía con luz es bastante buena e incluso los vídeos está muy bien estabilizados. Eso sí, el rango dinámico no es tan certero en el gran angular como en el sensor principal, pero es algo que suele pasar. Y de noche, al igual que pasa con los sensores traseros, la calidad baja, tenemos mucho más ruido y artefactos.

Una gran autonomía y una gran carga rápida

Análisis realme 6 Pro: un gama media especialmente redondo

En el artículo que publicamos sobre qué deberíamos tener en cuenta a la hora de comprar un móvil económico, de menos de 300 euros, y una de esas cosas estaba relacionada con la batería: la carga rápida.

Este móvil tiene una batería de 4300 mAh y podemos cargarla entera en una hora gracias a su carga rápida de 30 W con el cargador que viene en la caja.

En la primera prueba de batería hemos configurado la pantalla a 90 Hz de forma constante. Hemos estado jugando a varios títulos, haciendo fotos, escuchando música y configurando todas las aplicaciones que hemos instalado para usar en los días que ha durado el análisis. Hemos llegado a las 7 horas de pantalla con 26 horas de autonomía. 

En la segunda prueba de batería hemos bajado la tasa de refresco a 60 Hz. Hemos hecho fotos, hemos jugado mucho más que en otras pruebas y hemos hecho videollamadas durante bastante tiempo. Hemos alcanzado las 7 horas de pantalla con 28 horas de autonomía. 

En la segunda prueba de batería hemos puesto la tasa de refresco en modo automático. hemos estado jugando algo más y hemos usado Instagram y Twitter sobre todo. Hemos superado las 6 horas y media  de pantalla con algo menos de 40 horas de autonomía. 

realme UI es buena, pero no la mejor

Análisis realme 6 Pro: un gama media especialmente redondo

Este móvil llega con Android 10 y la nueva capa del fabricante, realme UI. Es una interfaz que hemos analizado previamente como Color OS 7. La estética es más similar a Android stock de lo que era n versiones previas la interfaz de OPPO, pero sigue siendo colorida y algo recargada.

Entre las funciones destacamos los gestos de control de Android 10, la posibilidad de cambiar los iconos y darles diferentes formas o el modo oscuro.

Se echa en falta una tienda de temas, como tienen marcas como Xiaomi o Huawei. También preferiríamos Discover en el lateral izquierdo de los escritorios en vez de los ajustes rápidos y algunos widgets no muy prácticos. No obstante podríamos solventarlo con un launcher de terceros, aunque no son compatibles con los gestos del sistema.

Hay que agradecer que se haya implementado la opción de encender la pantalla al levantar el móvil, así que el reconocimiento facial se puede encender sin tocar ninguna tecla o la pantalla.

El realme 6 Pro es un móvil muy recomendable

Análisis realme 6 Pro: un gama media especialmente redondo

Iba a empezar la conclusión explicando que no podía ocultar la sorpresa que me ha provocado este móvil, pero la realidad es que tampoco quiero hacerlo. He podido analizar varios terminales de esta marca y todos me han dejado con un buen sabor de boca, pero en este caso es posiblemente mayor.

Seamos sinceros, ni la construcción ni la pantalla hacen de este terminal un móvil que queramos recomendar especialmente, y eso no quiere decir que estos dos aspectos sean un problema para la mayoría de usuarios.

Lo que sí me hace recomendarlo es su potencia y, sobre todo, su autonomía y el apartado fotográfico, algo que es raro a destacar en un dispositivo que no sea sustancialmente costoso.

Si vas a ponerle una funda y no te importa mucho el peso, este móvil apenas tiene fallos. Eso sí, sin ser caro, porque no lo es, su precio está en el límite para muchos. Costará 329 euros en su única variante, con 8 GB de RAM y 128 GB de memoria interna.

La entrada Análisis realme 6 Pro: un gama media especialmente redondo aparece primero en El Androide Libre.

Powered by WPeMatico

05May/20

Analizamos el Nest Wifi, un router con asistente de Google

Google ha presentado el nuevo router con tecnología de malla, llamado Nest Wifi. Este es el sucesor del Google Wifi de hace unos años, y viene con importantes mejoras, como un altavoz inteligente integrado en el punto de acceso.

Qué es el WiFi en malla, por qué deberías usarlo y por qué no

Características técnicas Google Nest WiFi

  • Soporte WiFi: AC2200 MU-MIMO Wi-Fi y Wi-Fi simultáneo de doble banda (2.4 GHz / 5 GHz) compatible con IEEE 802.11 a/c
  • Procesador: Quad-core 64-bit ARM CPU 1.4 GHz
  • Memoria:
    • RAM de 1 GB y Flash 4 GB (Nest WiFi).
    • RAM de 768 MB y 512 MB Flash (Punto WiFi)-
  • Micrófono: Micrófono 360 grados, Bluetooth 4.2 y Micrófonos de campo lejano para Google Assistant (Punto WiFi).
  • Sensores: Controles táctiles capacitivos.
  • Seguridad:
    • Encriptación WPA3.
    • Actualizaciones de seguridad automáticas.
    • Módulo de plataforma confiable.
  • Rendimiento:
    • Router y el punto pueden soportar hasta 100 dispositivos conectados.
    • Múltiples transmisiones simultáneas de video 4K.
  • Conectividad:
    • Puertos Ethernet Gigabit duales.
      Conector de alimentación coaxial.
  • Dimensiones: 110 x 90,4 mm (102,2 x 87,2 mm el punto WiFi).
  • Peso: 380 gramos (350 gramos el punto WiFi).

Un gran diseño, con los cables justos

Un pack de routers de malla no es algo que necesite de una gran cantidad de accesorios. En la caja tenemos el router, el punto de acceso Wifi, el cable Ethernet para conectar el router a nuestro módem, y dos cargadores.

Y no, al contrario de lo que pasa en los altavoces de Google, en esta ocasión tenemos clavijas cilíndricas estándar, no cables USB C, algo que nos habría parecido más apropiado.

Una configuración ultrasencilla

Uno de los mejores aspectos de este producto es lo fácilmente que se puede configurar, usando la aplicación Google Home.

Google Home
Versión:
Autor:
Requiere

INSTALAR
INSTALAR
INSTALAR APK
Tamaño:

En menos de diez minutos tenemos configurados los dos aparatos, usando el código QR que se localiza en la zona inferior de cada dispositivo.

Junto a esta aplicación podemos usar otra, de forma opcional, llamada Google Wifi. Tiene casi las mismas funciones, pero entre las que no están en Google Home destaca la medición de la velocidad de conexión de cualquier dispositivo conectado a la red.

Google Wifi
Versión:
Autor:
Requiere

INSTALAR
INSTALAR
INSTALAR APK
Tamaño:

Las funciones esperadas

Una de las funciones más útiles de este tipo de routers en malla es la de poder conectar o prohibir la conexión de cualquier dispositivo de forma cómoda. Incluso podemos establecer un uso horario de la Wifi, o crear una red sólo para los invitados.

Por último, destacamos la posibilidad de agrupar dispositivos para controlarlos a la vez (como los teléfonos de nuestros hijos), o darle a un aparato acceso prioritario a la red, para permitir por ejemplo subir archivos del trabajo sin que el streaming de la TV interfiera en ello.

Comprobando la velocidad de conexión del Google Wifi

He estado probando este aparato durante una semana utilizando el escenario más desfavorable de mi casa. En el mapa tenéis la distribución de la misma y el punto de trabajo con peores condiciones es el taller dado que el portátil que usamos ahí sólo tiene Wifi 2.4 Ghz y la velocidad media con el router de la operadora es de unos 20 Mbps.

Con el Nest Wifi en el salón y el Punto de acceso en el taller llegamos a tener algo más de 40 Mbps en ese portátil. La diferencia es sustancial, pero no llega a ser tan relevante como con el Amazon Eero.

Hemos apreciado cambios de velocidad de más de 100 Mpbs en ordenadores conectados desde el Salón. Eso sí, en dispositivos móviles avanzados, como un Huawei P20 Pro o un OPPO Find X2 Pro, no hay cambios sustanciales.

Como anécdota, contar que la prueba de velocidad desde la app nos dio las primeras veces una velocidad correcta en bajada de datos, pero no en subida. Si hacemos la prueba desde un ordenador o móvil sí que vemos cifras más reales.

Como ejemplo, desde la app de Google Home obtenemos unos 620/50 Mbps de bajada y subida y desde un móvil tenemos 390/140 Mbps. Nos daba la sensación de que el firmware y el software del Nest Wifi aún tenían que mejorar.

Hablamos en pasado porque a los pocos días vimos que las pruebas, ya sean por voz o desde la app, daban cifras más reales, del orden de 620/485 Mbps. Eso sí, nada de Wifi 6, nos quedamos con un Wifi dual simultáneo (de 2,4 y 5 GHz) compatible con IEEE 802.11a/b/g/n/ac.

Un asistente en el Punto de acceso Wifi

Una de las cosas que más me ha llamado la atención de este producto es que Google ha integrado un Nest Mini dentro del Punto de acceso wifi. Esto es una ventaja, porque no hace falta duplicar aparatos, pero nos hubiera gustado que el router principal también tuviera un altavoz integrado.

Cómo hacer llamadas a un móvil desde un altavoz con el asistente de Google
Te explicamos cómo puedes hacer llamadas gratis a cualquier móvil desde un altavoz Google Home o Nest con el asistente de Google.

En mi caso me va bien porque el taller era la única habitación de la casa sin altavoz, pero aún así, por el precio que tiene, el router también podría tener uno integrado.

Hace una semana Google introdujo novedades en los dispositivos compatibles con el asistente de Google, haciendo compatibles routers de algunas marcas.  Este Nest Wifi también lo es y podemos hacer una prueba de velocidad o prohibir la conexión de un dispositivo en concreto a la red, todo con comandos de voz.

Un buen router de malla, pero tiene que mejorar

Google no es nueva en este tipo de productos. El Nest Wifi es el sucesor del Google Wifi, un aparato que ha sido positivamente recibido por el público.

Estos routers nunca han sido aparatos de venta masivas, y tenemos que tener claro lo que necesitamos antes de comprarlo. Es cómodo que nos ofrezcan una integración con Google Home y que incluso el Punto de acceso Wifi sea un altavoz, pero hay dos problemas.

El primero es el precio. Los 279 euros de este producto es el mismo que el de Eero de Amazon, que tiene dos puntos de acceso en el pack, en vez de uno.

El otro es la mejora de la conexión. Es cierto que cuando usamos este Nest Wifi podemos mejorar la conexión tanto en zonas cercanas al router como al punto de acceso, pero la subida no es tan alta como hubiéramos esperado.

La entrada Analizamos el Nest Wifi, un router con asistente de Google aparece primero en El Androide Libre.

Powered by WPeMatico

29Apr/20

Comparativa de cámaras: Huawei P40 Pro, P30 Pro y P20 Pro

Los últimos tiempos hemos visto como la inmensa mayoría de fabricantes relevantes a nivel mundial se ha centrado en mejorar las capacidades fotográficas de sus móviles.  Esto no es casual, es uno de los aspectos que más importa a los usuarios, sobre todo cuando van a gastarse muchísimo dinero en el que será su próximo móvil.

Si hay una marca que ha avanzado de forma radical en la calidad de las fotografías que se pueden tomar con sus smartphones en los últimos años esta es sin duda Huawei.

Comparamos las cámaras de los Huawei P40 Pro, P30 Pro y P20 Pro

Huawei P20 Pro

En el paso del Huawei P10 al P20 Pro vimos el que sería el primero de los saltos de la empresa en una familia especialmente centrada en el apartado fotográfico.

Esto se remarcó en el Huawei P30 Pro, que mejoró mucho el procesador de las imágenes y aumentó el zoom óptico hasta un alcance no visto hasta el momento.

Comparamos las cámaras de los Huawei P40 Pro, P30 Pro y P20 Pro

Huawei P30 Pro

Este año Huawei ha vuelto a avanzar en el camino con los Huawei P40 Pro Series, con un zoom de 10 aumentos óptico en el caso del Pro Plus. No obstante, al no haber sido puesto a la venta aún, nosotros nos hemos centrado en el P40 Pro.

Comparamos las cámaras de los Huawei P40 Pro, P30 Pro y P20 Pro

Huawei P40 Pro

En el siguiente vídeo tenéis una comparativa de los tres flagships de la empresa dentro de esta familia, enfrentados en el apartado fotográfico. Eso sí, para este vídeo hemos dejado fuera la videografía, que recordemos es una de las grandes mejoras desde el P30 Pro al P40 Pro.

Comparativa en vídeo

Ver vídeo

Como veis, la mejora de calidad está presente, pero el Huawei P20 Pro es capaz de mantener el tipo bastante bien tras dos años en el mercado, aunque obviamente sus sucesores se comporten, normalmente, mejor que él.

Si queréis ver las fotografías a tamaño real para ampliarlas y comprobar por vosotros mismos las diferencias, podéis ir a esta galería de Google Fotos.

La entrada Comparativa de cámaras: Huawei P40 Pro, P30 Pro y P20 Pro aparece primero en El Androide Libre.

Powered by WPeMatico

27Apr/20

Análisis del realme C3, un gama de entrada que rompe lo establecido

Análisis del realme C3, un gama de entrada que rompe lo establecido

En 2019 hay una marca que llegó a España, vio y convenció con tan solo unos pocos dispositivos. Realme se posicionó como la opción a recomendar, si buscabas un dispositivo con una relación calidad/precio, dentro de la gama media o media/alta. Ahora, el realme C3, representa la gama de entrada.

Análisis realme 6i: batería y memoria infinitas, buena cámara
El realme 6i es un móvil que sin llegar a destacar ofrece una experiencia de uso sólida que es potenciada por una grandísima batería y excelente cámara.

Posicionar un smartphone en la gama de entrada no es algo sencillo, aunque pueda parecer lo contrario, ya que es el escalón en el que más se valora lo que obtenemos con nuestro dinero. Un conjunto equilibrado a buen precio, te encumbra, lo demás te condena. ¿En que lugar estará el nuevo realme C3? Veámoslo.

Características del realme C3

Características del realme C3

Repasando las especificaciones del nuevo realme C3 no encontramos ninguna sorpresa, es un dispositivo destinado a la gama de entrada. Esto no significa que por ser asequible deba ser de poca calidad y sobre el papel, el nuevo realme presenta una candidatura de garantías.

  • Cuerpo
    • Dimensiones: 164.4 x 75 x 9 mm
    • Peso: 195 gramos
    • Colores:
      • Blazing Red
      • Frozen Blue
  • Pantalla
    • Tipo: IPS
    • Tamaño: 6.5 pulgadas | 20:9
    • Resolución: 1600 x 720 píxeles
  • Características principales
    • Procesador: Mediatek Helio G70
      • 2 x 2.0 Ghz @ Cortex-A75
      • 6 x 1.7 Ghz @ Cortex-A55
    • GPU: Mali-G52 MC2
    • Sistema operativo: realme UI 1.0 basado en Android 10
  • Memoria
    • ROM: 32/64 GB
    • RAM: 2/3/4 GB
    • MicroSD: Si, hasta 256 GB
  • Cámaras
    • Trasera:
      • Principal: 12 Mpx f/1.8 PDAF
      • Profundidad: 2 Mpx
      • Macro: 2 Mpx
    • Delantera: 5 Mpx f/2.4
  • Conectividad
    • WiFi 802.11 n
    • Bluetooth 5.0
    • Radio FM
    • GPS | AGPS | GLONASS
    • Toma de auriculares
    • microUSB 2.0
  • Sensores
    • Lector de huellas trasero
    • Acelerómetro, iluminación y proximidad
  • Protección: Resistencia a salpicaduras
  • Batería
    • 5000 mAh Li-Po
    • Carga inversa
    • Carga rápida: No, 10W

En el nuevo realme C3 encontramos dos aspectos que destacan por encima de lo demás. Su batería de 5000 mAh con carga invertida, que pone a nuestra disposición una gran autonomía. Y su amplia propuesta fotográfica, disponiendo de tres sensores, algo poco común en esta gama.

Sin embargo, también encontramos aspectos que destacan por su ausencia. No disponer de carga rápida, teniendo en cuenta su enorme batería, es una de ellas. Encontrarnos con la conexión microUSB o el WiFi 802.11 n, son otra de las notas discordantes. Veremos, en nuestro análisis, que tal suena la orquesta del nuevo realme C3.

Diseño práctico y juvenil

Una vez hemos dejado atrás la teoría, pasemos a la práctica. Y lo primero que notamos al sacar el nuevo realme C3 de su caja, es su peso de 195 gramos, el pequeño precio a pagar por su enorme batería. La sensación en mano es de un dispositivo robusto, alejado de materiales frágiles y que apuesta por la practicidad.

El cuerpo del nuevo realme C3 es de un plástico de calidad, que gracias a la textura de su diseño aporta un agarre que agradecemos. Hablando del diseño trasero, interactúa con la luz, haciendo que veamos emerger una especie de rayos de la zona de la cámara. Un pequeño toque que le da personalidad al smartphone.

Diseño práctico y juvenil

Siguiendo en la zona trasera, la distribución elegida es la habitual de la marca. El lector de huellas en el centro superior, el logotipo de realme en la esquina inferior y el conjunto de sensores en la zona superior izquierda. Este último se hace notar, ya que sobresale unos milimetros del perfil del teléfono, algo que notaremos al apoyarlo sobre una superficie plana.

Pasando al marco del dispositivo, encontramos un diseño en forma de diamante que rompe las curvas del borde superior e inferior. Diseño que además de aportar otro punto de personalidad, favorece el agarre del nuevo realme C3, algo que siempre es de agradecer.

El borde en forma de diamante aporta agarre

La distribución de los botones es asimétrica, es decir, el botón de encendido se encuentra en el borde derecho y los botones de volumen están situados en el izquierdo. Acompañando la bandeja que nos permitirá usar una tarjeta microSD, para ampliar el almacenamiento, junto con dos tarjetas SIM.

Debemos ir a la zona inferior para encontrar el resto de elementos del marco, la toma de auriculares, el puerto microUSB y el único altavoz que dispone el dispositivo. Por lo que llegamos al elemento principal del nuevo realme C3, su enorme pantalla de 6,5 pulgadas con una relación de aspecto de 20:9 dotando al smartphone de un aspecto equilibrado.

La pantalla, toda una sorpresa

Siguiendo nuestro análisis y enlazando con el apartado anterior, hemos llegado a la pantalla. Un panel IPS de 6.5 pulgadas, con una relación de aspecto de 20:9 y  una resolución de 1600 x 720. Completando el conjunto visual un notch en forma de gota, situado en el centro superior de la misma.

Lo primero que nos llama la atención es la sorprendente nitidez, teniendo en cuenta sus dimensiones y su resolución. Obviamente estamos alejados de la nitidez ofrecida por mayores resoluciones, pero no incomoda en el uso diario del dispositivo. También nos sorprende la luminosidad de la pantalla, incluido en entornos con mucha luz ambiental.

La pantalla, toda una sorpresa

Quizá el único aspecto que no acaba de convencernos es la tonalidad fría, algo que podemos remediar en los ajustes del teléfono, pudiendo personalizar la tonalidad de la pantalla. Una vez ajustado a nuestro gusto, la pantalla ofrece un rendimiento realmente bueno, ya sea leyendo textos o disfrutando de la experiencia multimedia.

Si ponemos todo lo anterior en perspectiva, la pantalla que el nuevo realme C3 pone a nuestra disposición es más que solvente. Por encima de lo esperado podríamos decir, ya que debemos recordar que es un dispositivo perteneciente a la gama de entrada. Ofreciendo así un elemento diferenciador respecto a la competencia.

Un rendimiento sorprendentemente solvente

Hemos llegado a uno de los aspectos más espinosos de un smartphone asequible, la elección del procesador. La fórmula habitual en dispositivos de gama de entrada es rodear a un procesador, llamémoslo flojito, de números enormes que lo disimulen. Algo que a largo plazo repercute en una mala experiencia para el usuario.

Este no es el caso del nuevo realme C3, no lleva un procesador de gama alta no os emocionéis, pero si lleva una de las últimas creaciones de Mediatek. Lo sé, lo sé, acabo de mencionar una de las empresas que despierta recelo en los usuarios. Pero estamos hablando del Mediatek Helio G70, uno de sus últimos lanzamientos.

Un rendimiento sorprendentemente solvente

Un procesador pensado para ofrecer un equilibrio entre consumo energético y rendimiento, sin renunciar a una experiencia en juegos positiva. Esta es la filosofía sobre la que está creado el nuevo Mediatek y después de haberlo usado en el nuevo realme C3, podemos decir que han conseguido dicho objetivo.

La respuesta al ejecutar aplicaciones ha sido satisfactoria y no hemos encontrado ningún escenario en el que el dispositivo no haya respondido a lo exigido. Ya sea ejecutando aplicaciones sencillas, como algunas más exigentes, pasando de una a otra sin problemas.

A la hora de jugar hemos querido buscarle las cosquillas al Helio G70, por lo que hemos subido lo máximo posible las opciones gráficas en los juegos que lo permiten. Y debemos decir que en Asphalt 9, Shadowgun Legends y Honkai Impact 3rd el nuevo realme C3 ha aguantado, ofreciendo una experiencia realmente positiva.

Obviamente si relajamos un poco las exigencias gráficas, nuestra experiencia de juego será mejor, pero donde otros procesadores de dicha gama han sucumbido el nuevo Helio G70 ha sabido mantenerse en pie. La resolución de su pantalla también es un aspecto que ha ayudado, pero es una resolución habitual en los dispositivos asequibles.

Quizá el aspecto donde si hemos notado especialmente la gama en la que estamos es en el almacenamiento, en el caso de nuestra unidad de pruebas 3GB de memoria RAM y 32GB de almacenamiento. Salvo excepciones, en líneas generales la memoria RAM nos ha permitido ejecutar varias aplicaciones sin demasiados problemas. Aunque disponer de 4GB de memoria hubiera sido ideal.

Pero donde nos hemos encontrado con problemas ha sido en el almacenamiento, los 32GB se quedan realmente en 15GB nada más encender por primera vez el teléfono. Y aún habiendo desinstalado las aplicaciones innecesarias, si nos despistamos nos encontraremos en los límites de almacenamiento. Por lo que es recomendable la versión de 64GB del nuevo realme C3.

Recomendamos la versión de 64GB, por encima de la de 32GB que se quedan escasos

Hace no demasiado tiempo un dispositivo perteneciente a la gama de entrada era una condena a largo plazo, sabías que tarde o temprano empezaría a verse sus limitaciones. Una sensación que no hemos tenido usando el nuevo realme C3, obviamente sigue siendo un dispositivo asequible, pero para un uso sencillo y sin pretensiones, con alguna que otra alegría ociosa, está más que a la altura.

Autonomía que dura, dura…

Recopilemos un segundo antes de continuar, el nuevo realme C3 pone a nuestra disposición una pantalla con una resolución ajustada, su procesador mantiene un equilibrio entre el rendimiento y el consumo energético ¿Qué ocurriría si le añadimos una enorme batería? Eso es lo que parece que se preguntaban en realme y se lanzaron a ello.

Autonomía que dura, dura...

Junto a todo lo mencionado anteriormente encontramos una batería de 5000 mAh, ofreciendo así un smartphone del que podemos olvidarnos de los enchufes durante un largo periodo de tiempo. Prueba de ello son las entre 9 y 10 horas de pantalla que hemos obtenido en nuestro uso diario.

Sin embargo, no todo podía ser perfecto, no disponemos de carga rápida. Por lo que nos veremos atados al enchufe durante 3 horas, si queremos alcanzar el 100% de la carga. Como consuelo, en tan solo 1 hora y 10 minutos aproximadamente dispondremos del 50% de carga. Un porcentaje que nos permitirá hacer un uso del nuevo realme C3 sin demasiados problemas.

La ausencia de carga rápida nos tendrá atados al enchufe durante un buen rato

A cambio de no disponer de carga rápida, lo que si dispone el nuevo realme C3 es de carga inversa. Esto quiere decir que podemos usar el teléfono como batería externa, para cargar otro dispositivo. Para ello necesitaremos un cable OTG y estaremos preparados. Un detalle de agradecer, que siempre suma a la experiencia, pero donde esté la carga rápida…

Sonido correcto y conectividad de otra época

Puede que hayamos llegado al apartado en el que el nuevo realme C3 nos muestra sus mayores carencias. Empezando por el apartado sonoro disponemos de un único altavoz, tampoco esperábamos sonido estéreo. Sin embargo, en cuanto alcanzamos un determinado nivel de volumen, la calidad empieza a brillar por su ausencia.

Así que estamos ante un dispositivo que ofrece una experiencia sin demasiadas exigencias, algo que mejora si usamos auriculares. No solo por la presencia de una toma de auriculares, sino por las posibilidades de ajuste que podemos encontrar en las opciones de sonido. Además disponemos de Radio FM, algo que siempre suma en la experiencia de uso.

Sonido correcto y conectividad de otra época

Si pasamos a las conexiones del nuevo realme C3, aquí es donde nos llevamos las manos a la cabeza. Ya que junto a la toma de auriculares o la conexión bluetooth 5.0, encontramos conexiones de otra época. En primer lugar encontramos un puerto microUSB 2.0, en 2020 no disponer de USB Tipo C es algo extravagante.

Y en el apartado inalámbrico olvidaos de lo último en conexión WiFi, teniendo que conformarnos con el vetusto 802.11n. No sabemos si estas ausencias marcan realmente una gran diferencia en precio, pero es algo en lo que solemos ver que los fabricantes suelen ahorrar en los teléfonos de gama de entrada.

El puerto microUSB en 2020 resulta extraño

En este aspecto hemos visto las luces y sombras del nuevo realme C3, por cierto tampoco incorpora la tecnología NFC. Algo que nos imposibilita para realizar pagos con el móvil. Y dejándonos un sabor agridulce en la, hasta ahora, grata experiencia que nos ofrecía lo nuevo de realme.

realmeUI, progresa adecuadamente

El nuevo realme C3 es uno de los primeros smartphones en hacer uso de realmeUI, en su versión 1.0 y basado en Android 10. Una evolución de ColorOS que nos prometía una experiencia similar a lo que podemos encontrar en Android puro. Y a pesar del esfuerzo, debemos decir que necesita aún mejorar.

realmeUI, progresa adecuadamente

Lo primero que nos ha sorprendido, para mal, es la cantidad de aplicaciones preinstaladas. La gran mayoría pueden ser desinstaladas y otras hay que buscar entre los ajustes para eliminarlas. Algo que no supondría un problema, excepto la molestia de desinstalarlas, sino fuera por el escaso almacenamiento del que disponemos.

Una vez realizada la pequeña limpieza nos sorprende que casi no existan duplicidad de aplicaciones, teniendo una aplicación para cada cometido. En cuanto a la experiencia de uso, debemos confesar que es realmente satisfactoria. Obteniendo en todo momento una gran fluidez y suavidad tanto en el uso como en la ejecución de aplicaciones.

Realme UI es un paso evolutivo hacia una experiencia más pura de Android

Quizá donde podamos encontrarnos un poco «perdidos» es dentro de los ajustes, ya que existen multitud de opciones con más opciones en su interior. Nada que no se solucione explorando durante unos minutos los ajustes disponibles. Pero de primeras sorprende tanta variedad.

Y aquí es donde llegamos a donde realmeUI empieza a sacar músculo, el abanico de posibilidades que ofrece. Hablamos de la opción de duplicar aplicaciones, el gestor de juegos o el gestor de rendimiento como elementos principales. Sin olvidarnos de los pequeños detalles como son:

  • Bloqueo de aplicaciones: Podemos impedir la ejecución de aplicaciones mediante una contraseña.
  • Personalización de gestos: Nos permite personalizar los gestos entre una gran variedad de opciones.
  • Caja fuerte: Guardaremos toda información sensible en esta carpeta protegida.
  • Teclado seguro y bloqueo de capturas: Al detectar que estamos introduciendo información sensible, el sistema impedirá su rastreo.
  • Kid Space: Tendremos la opción de asignar un espacio seguro, permitiendo un numero limitado de aplicaciones, limitando el tiempo de uso y restringiendo el acceso de internet.

El sistema usado por realme muestra signos de avance, aunque seguimos expectantes de como evolucionará. Especialmente en términos de actualizaciones, ya que partimos de Android 10, pero nos queda la incertidumbre de si veremos más versiones de Android. Por no olvidarnos de la periodicidad en las actualizaciones de seguridad.

Realme UI está basado en Android 10

Realme está haciendo un esfuerzo por ofrecer una experiencia más occidental, por llamarlo de alguna manera, de su sistema operativo. Haciéndonos ver muchos puntos de referencia de lo que un sistema Android debe ser, sin renunciar a la personalidad propia de la marca. Algo que se agradece y nos deja con ganas de novedades.

Fotografía, cuando tres son multitud

Disponer de varios sensores en un smartphone es algo habitual desde hace uno tiempo, pero hacerlo en la gama de entrada es algo extraño. Aquí es otro de los puntos en los que realme ha querido diferenciarse del resto, ofreciendo 3 sensores en su smartphone más asequible.

El nuevo realme C3 pone a disposición de sus usuarios tres sensores, uno principal de 12 megapíxeles junto con un sensor de profundidad para los retratos de 2 megapíxeles. Hasta aquí la receta más o menos estándar para un smartphone hoy en día, sin embargo, disponemos de un tercer sensor macro de 2 megapíxeles.

Empezando por este último, nos permite realizar fotografías a una distancia de 4cm de nuestro objetivo. Algo que sobre el papel es llamativo, pero en la práctica dista mucho de ofrecer una calidad mínimamente decente. Su sensor de 2 megapíxeles, da para lo que da, permitiéndonos experimentar y disfrutar de la fotografía macro. Siempre que no tengamos grandes expectativas.

Tres sensores que no destacan

Las fotos obtenidas con dicho sensor no gozan de demasiado detalle y debemos disponer de condiciones lumínicas óptimas para obtener algo razonablemente usable. Si pasamos al sensor de profundidad, realiza un buen trabajo junto con el procesado, brindándonos desenfoques sin demasiados problemas.

Poniendo todo el foco en el sensor principal, siempre que haya una iluminación suficiente, obtendremos fotografías usables. Aquí se denota la gama a la que va destinado el nuevo realme C3 y su fotografía cumple el expediente sin más. En el procesado notamos un exceso de nitidez, que en ocasiones estropea la fotografía en lugar de mejorarla.

Siempre podemos evitar el procesado haciendo uso de una aplicación de terceros, como puede ser Adobe Lightroom, que nos permite hacer fotos en RAW. Lo que posibilita que podamos exprimir mejor el sensor de 12 megapíxeles y obtener mejores fotografías.

Galería fotográfica con el realme C3

En cuanto al software de la cámara, en realme han apostado por la sencillez sin renunciar a las opciones. Junto a los modos de fotografía y video, disponemos del modo macro, modo panorámico y un modo experto que nos permitirá ajustar al detalle la fotografía.

La experiencia fotográfica en el nuevo realme C3 nos ha dejado un sabor agridulce, quizá por exceso de expectativas al disponer de tres sensores. Ya que el software responde correctamente, pecando de exceso de procesado, pero al final de los tres sensores solo el principal merece la pena. Por lo que podemos decir que para un usuario poco exigente, ofrece más de lo esperado para esta gama.

realme C3 un gama de entrada interesante, pese a sus sombras

Analizar un smartphone destinado a la gama de entrada, es una de las experiencias más polarizadas que podemos encontrarnos. O es una auténtica pesadilla, o es una agradable sorpresa. Respecto al nuevo realme C3 podemos situarlo en una agradable sorpresa, que nos deja con ganas de más.

En conjunto es un smartphone muy redondo, su gran pantalla, su enorme autonomía y un rendimiento que nos permite algún que otro capricho en forma de juego exigente. Aunque encontramos pequeñas sombras como la ausencia de USB Tipo C o la carga rápida principalmente.

El software es uno de los puntos destacados del nuevo realme C3, a pesar del exceso de aplicaciones preinstaladas. Realme UI ha dado los pasos necesarios para ofrecer una experiencia más pura de Android, unido a los pequeños detalles de personalización de la marca.

Otro de los puntos sobre los que el nuevo realme C3 se sustenta es el fotográfico, ofreciendo una gran variedad de opciones. Aunque realmente el sensor principal sea el único usable en diversas situaciones, disponer de un sensor macro en un gama de entrada no deja de ser interesante.

El nuevo realme C3 tenía un objetivo claro, el de destacar entre los smartphones asequibles. Y lo hace no solo con un precio competitivo, unos 139€, sino también con argumentos de peso contra sus rivales. Siendo la punta de lanza su gran autonomía, unida a la capacidad de usarse como batería externa.

Otro punto diferenciador lo encontramos en el rendimiento, atípico para el segmento al que va encaminado y que ofrece una gran experiencia de uso en conjunto. Haciendo que en líneas generales, el nuevo realme C3 sea un smartphone a tener en cuenta si buscamos algo asequible, pero solvente a largo plazo.

Puedes adquirir el nuevo realme C3 en la web oficial de realme

Puedes adquirir el nuevo realme C3 en Amazon.es

La entrada Análisis del realme C3, un gama de entrada que rompe lo establecido aparece primero en El Androide Libre.

Powered by WPeMatico

26Apr/20

Xiaomi Mi 10 Pro, análisis: el mejor Xiaomi jamás creado nos deja más preguntas que respuestas

Hemos pasado las últimas semanas probando el Xiaomi Mi 10 Pro, el primer móvil comercial de Xiaomi en acercarse a la barrera de los 1000 euros (más allá de experimentos como el Mi Mix original y el Mi Mix Alpha), un móvil muy especial que llega en un momento clave en la vida de Xiaomi. La compañía ha madurado y quiere ofrecer algo más que móviles «buenos para lo que cuestan» para ofrecer móviles buenos.

Buenos, y sin excusas.

¿Lo habrán conseguido? Lo analizamos.

Características técnicas del Xiaomi Mi 10 Pro

  • Pantalla:
    • 6,67 pulgadas.
    • Tasa de refresco: 90 Hz para la pantalla y 180 Hz para el sensor táctil.
    • 800 nits de brillo estándar.
    • 1200 nits de brillo máximo.
    • HDR 10+
    • JNCD < 0,55
    • Contraste 5.000.000 : 1
  • Rendimiento:
    • Procesador Snapdragon 865.
    • 8 GB de memoria RAM LPDDR5.
    • 256 GB de almacenamiento UFS 3.0.
  • Cámaras:
    • Traseras:
      • Sensor principal: 108 Mpx con estabilización óptica OIS.
      • Sensor de 12 Mpx para zoom 2X y retrato.
      • Sensor de 8 Mpx para zoom 10X.
      • Sensor de 20 Mpx ultra gran angular.
    • Soporte .HEIF: Las fotografías ocupan un 50% menos de espacio.
    • Grabación de vídeo 8K.
  • Batería:
    • Capacidad: 4.500 mAh.
    • Carga rápida de 50 W USB Power Delivery:
      • 30 minutos para carga al 84 %.
      • 45 minutos para carga completa.
    • Soporte para carga de 65 W (se vende aparte).
    • Carga inalámbrica de 30 W: 66 minutos para carga completa.
    • Carga inalámbrica inversa de 10 W.
  • Medidas: 162,6 x 74,8 x 8,96 mm.
  • Peso: 208 gramos.
  • Conectividad: 4G / 5G, WiFi 6, Bluetooth 5.0, NFC.










Xiaomi Mi 10 Pro: lo más básico

  • Tiene el máximo rendimiento: Uno de los aspectos menos diferenciales en la gama alta es la elección del procesador. Salvo Apple, Huawei y Samsung, los mejores móviles del resto de fabricantes destacan por utilizar el mejor procesador de Qualcomm del momento. El de este año es el Snapdragon 865, y como en cada nuevo dispositivo, el rendimiento es el máximo al que puedes optar.
  • 5G por defecto: Como todos los móviles con Snapdragon 865, el Mi 10 Pro es un móvil con conectividad 5G por defecto. Actualmente la cobertura de la red en España es exclusiva de Vodafone y el alcance es limitado (aquí puedes consultar el mapa actual).
  • 256 GB de almacenamiento de serie: con tecnología UFS 3.0. Muchísima memoria y de la mayor velocidad posible.
  • Ni SIM ni ampliación de tarjetas MicroSD: Si bien la ausencia de expansión

Un diseño distinguido

El Xiaomi Mi 10 Pro es un móvil que llama la atención principalmente por su parte trasera. Como la mayoría de móviles del mercado, el frontal está dominado casi totalmente por la pantalla.

Tenemos una barbilla en la zona inferior.

Y la cámara en la esquina superior izquierda. Un boquete en la pantalla muy reducido.

La parte trasera es donde comienzan las diferencias. La unidad que hemos probado es en color azul oscuro, y además de ser una preciosidad, el tacto es suave y muy agradable al sostener en la mano.

Respecto a los marcos, estos tienen un acabado azul cromado. Los botones de sonido y apagado están en el mismo sitio, en la posición que consideramos que es la más cómoda. También se aprecia el gran grosor de la cámara.

En la parte inferior apreciamos el puerto USB C, micrófono y uno de los dos altavoces.

Mientras tanto, en el marco superior un segundo altavoz de gran potencia, otro micrófono para la cancelación de ruido y un puerto infrarrojos. Es de agradecer que Xiaomi siga pensando en él.

Elige tu propia aventura… en inconvenientes

En la esquina superior izquierda de la parte trasera nos encontramos con las cámaras. Tenemos cuatro sensores, estando 3 colocados en fila y uno un poco más abajo. Este tipo de distribución ya la habíamos visto representada de forma similar en el Mi Note 10, y claramente hace que puedas distinguir un Xiaomi de gama alta del resto de móviles de la competencia que han apostado por un módulo cuadrado o rectangular para acoplar todos sus sensores.

Si bien es distintivo, la elección de un sensor tan potente como el de 108 Mpx hace que la cámara sobresalga mucho. Esto provoca un desequilibrio cuando lo dejas en superficies planas, como un la mesa. Este problema de diseño se aplica a prácticamente todos los móviles con gran cámara de la industria, pero tanto en el Mi Note 10 como en este Mi 10 Pro es exagerado.

Debemos considerar, eso si, que el desequilibrio no te va a afectar si utilizas funda, ya que iguala el grosor en toda la superficie. Pero claro, siendo el tacto tan agradable, te da incluso rabia tener que ponerle funda por obligación.

La ubicación de los altavoces es un desastre. Cuando sostienes el móvil en horizontal, al sujetarlo vas a tapar ambos con las manos. ¿La solución? Cambiar tu hábito y rotar el móvil 180 grados, pero eso planea otro defecto. Xiaomi, en la presentación del Mi 10 presumía de que habían colocado el agujero de la cámara en una ubicación en la que lo taparías con la mano y tendrías una inmersión perfecta. En el diseño actual del móvil tendrás que elegir entre tapar los altavoces o renunciar a la experiencia de la que Xiaomi presume. No es que sea un problema mayor, pero si pagas tanto dinero por un móvil no puedes andar eligiendo por cual molestia quieres pasar.

Una pasada de pantalla y sonido

Un aspecto que siempre me ha gustado mucho en los mejores móviles de Xiaomi es la importancia que le dan al panel. Xiaomi nunca logra destacar por tener la mejor pantalla, pero consideramos que suele hacerlo realmente bien.

Respecto a las cifras, tenemos un panel AMOLED. La resolución se FullHD+ y su tasa de refresco es de 90 Hz y una respuesta táctil de 180. Por cifras se queda un poco por detrás de sus rivales directos como Oppo, Samsung y OnePlus. Es la única gran pega que se le puede poner al panel, porque realmente en el día a día la experiencia de visualización es muy buena.

El brillo automático funciona genial y su nivel máximo es excelente para usar el móvil a plena luz del sol. La respuesta táctil no solo es excelente, sino que además llega acompañada de un motor de vibración háptica fenomenal. Ya era hora de que Xiaomi se pusiese las pilas en este aspecto.

A nivel personal la pantalla curva no termina de convencerme. Samsung fue pionera en este tipo de pantallas con el Galaxy S6 Edge y año tras año han estado reduciendo las curvas de sus modelos insignia hasta alcanzar la discrección absoluta en los S20. Tanto Xiaomi como los demás fabricantes que no son Samsung llevan como 2 años de desventaja frente al gigante surcoreano.

Parte de la inmadurez de Xiaomi con esta tecnología es que en el propio software han tenido que incluir un ajuste para personalizar cuanta parte del área táctil no responderá a nuestras pulsaciones. Está bien tener esta posibilidad de personalización, pero también es la prueba de que la pantalla curva trae más ionconvenientes que mejoras, especialmente cuando el software no está pulido.

Sobre los altavoces no tenemos mucho que decir. Más allá de la mala decisión respecto a la ubicación, son sobresalientes en calidad de sonido. No son los mejores (ese honor corresponde a los móviles gaming), pero si que podríamos afirmar que son los mejores en lo que respecta a móviles premium.

Una cámara principal genial

La experiencia fotográfica es uno de los aspectos clave de la experiencia de los móviles de precio alto. El tratamiento de imagen con unos sensores tan compactos exige un gran esfuerzo a nivel de ingeniería y software.

Xiaomi ya presumió de sensor al crear en colaboración con Samsung la primera cámara de 108 Mpx que vimos en el Xiaomi Mi Note 10. El Note nos pareció excelente a nivel de fotografía, pero el tiempo que su Snapdragon 730G tardaba en procesar las fotos nos dejaba la sensación de que Xiaomi no podía sacar el máximo partido a este sensor.

Con el Snapdragon 865 y su gran procesador de imagen, Xiaomi tiene capacidad para sacar el máximo rendimiento al Mi 10 Pro. Y aunque no hemos podido probar demasiado el sensor, si que nos ha gustado los resultados que ofrecen. A nivel de color y detalle el resultado nos parece muy bueno. Tanto el telefoto de 2x como el de 5x mantienen gran nivel de detalle en las fotografías. Este es uno de los aspectos diferenciales respecto al modelo estándar, y está genial.

El ultra gran angular sería quizás el punto más débil de esta cámara, y la pérdida de calidad es notable si la luz no es propicia, aunque en buenas condiciones está genial.

El modo macro mola. Todos los fabricantes que lo incorporan hacen bien en hacerlo.

El selfie es terrible. A veces haces fotos decentes, pero lo habitual es que el rango dinámico sea pobre en escenas difíciles. Además del aclarado que hace en el rostro.

Por fortuna, algunos modelos de Gcam ya nos ofrecen buena experiencia con selfies (izquierda, stock, derecha Gcam). Desafortunadamente, la Gcam funciona únicamente con la cámara frontal. Pero al menos puedes usarla para tener buen selfie.

Ver vídeo

Respecto a la grabación de vídeo, tenemos la capacidad de grabar en 8K, aunque al igual que Samsung parece estar más por presumir de que pueden que porque realmente aporte algo. La grabación en 4K a 60 imágenes por segundo no incluye estabilización.


Click en la imagen o aquí para ver todas las fotografías.

Una gran batería con todas las posibilidades de carga

Xiaomi ha incorporado en este modelo una batería de 4.500 mAh, un poco más escasa que los 4.780 mAh. Esta restricción puede parecer absurda, pero tiene sentido si tenemos en cuenta que

Más allá de la capacidad de la batería, algo que nos ha convencido son todas las posibilidades en el sistema de carga del Xiaomi Mi 10 Pro. Y es que por variedad, tenemos muchísima versatilidad:

  • Xiaomi incluye de serie un cargador por cable de 65 W que permite cargar el Mi 10 Pro a una velocidad de 50 W, cargando el 100 % de la batería en 45 minutos.
    • No lo hemos podido probar ya que nuestra unidad llegó sin cargador, pero dada la capacidad de la batería nos parece una cifra para nada exagerada.
  • Un aspecto que Xiaomi si ha tenido en cuenta es el de hacer su móvil compatible con los estándares de carga USB PD u PPS.
    • ¿Qué significa esto? que puedes utilizar cargadores como el de tu ordenador portátil o el de la Nintendo Switch para cargar el Mi 10 Pro a gran velocidad. En nuestro caso hemos probado con un cargador USB C de 45 W para ordenador portátil y en 1 hora y 10 minutos hemos cargado por completo el móvil desde el 15%.
    • Es una gran noticia por las posibilidades que plantea: El objetivo inicial del USB C era ofrecer un conector para todo, pero si después cada fabricante implementa el estándar a su antojo no puedes viajar únicamente con un solo cargador. Gran acierto de Xiaomi.
  • La carga inalámbrica:
    • Por un lado es compatible con cualquier cargador Qi. La velocidad de carga de la mayoría de cargadores (entre 5 y 10 W) no es demasiado rápida, pero es útil para la mesita de noche (donde la carga tampoco importa si es lenta, incluso es mejor que sea lenta).
    • Como extra, Xiaomi vende unos cargadores inalámbricos más rápidos, de hasta 30 W.
    • Como último, tiene carga inalámbrica inversa. Lejos de usar esta tecnología para cargar el móvil de un amigo (que se puede, pero es tan ineficiente que no merece la pena) donde realmente esta carga es brillante a la hora de cargar accesorios. Aquí lo ideal es que Xiaomi hubiese tenido

Experiencia de uso de MIUI 11

Con el salto de precios de Xiaomi, es posible que el Mi 10 Pro sea el primer móvil de Xiaomi que llame tu atención. Si eres un gran entusiasta de Xiaomi seguramente ya conozcas todas las virtudes de MIUI, la capa de personalización de Xiaomi tiene algunas características que merecen la pena reseñar:

ShareMe es una aplicación para compartir archivos. Al estar en Google Play y ser compatible con móviles de cualquier marca es una gran solución para enviar archivos grandes entre dispositivos. También nos sirve para conectarnos al ordenador y compartir archivos sin usar cables.

Game Turbo es la solución de Xiaomi para mejorar la experiencia de juego. Al abrir cualquiera de los juegos que están listados, el sistema da prioridad a los procesos del propio juego para ofrecer el máximo rendimiento.

El sistema de permisos de las aplicaciones de Xiaomi es de los mejores. No solo tenemos los ajustes estándar de Android, sino un control más granular de las aplicaciones en segundo plano y sobre cuales tienen permiso para iniciarse automáticamente.

Accesos rápidos para varias acciones como activar la cámara, el asistente, pantalla dividida, cerrar aplicaciones o incluso encender la linterna. Un ajuste imprescindible a configurar si tienes Xiaomi.

Aspectos clave de la experiencia que nos han encantado

  1. Puerto de infrarrojos: el puerto infrarrojos fue muy popular hace unos años y prácticamente casi todo móvil de gama alta lo incluía. Esta moda duró poco tiempo, pero Xiaomi sigue sin haberse olvidado de él. Poder encender y controlar dispositivos como la televisión o el aire acondicionado que tienes en casa sin tener que recurrir a otras soluciones de domótica es fantástico, además de la versatilidad que ofrece tener siempre contigo un mando a distancia. Reconozco que no es una característica que todo el mundo vaya a utilizar, pero aporta un valor diferencial.
  2. Sonido espectacularmente bueno: quizás no sea el más potente, pero sus dos altavoces ofrecen un sonido de mucha calidad. Xiaomi prometía mucho con su nuevo sistema de altavoces, y realmente ha cumplido con las expectativas.
  3. Motor de vibración háptica: Xiaomi siempre ha sido malísima en este apartado, pero por primera vez han incorporado un motor de vibración háptica de gran nivel. Está al nivel del iPhone, marca que durante años ha sido casi la única en tener este aspecto en consideración.
  4. Gran uso del Wi-Fi 6: el Wi-Fi 6 (conocido también como Wi-Fi ax) es el último estándar de conectividad inalámbrica. Lo más posible es que no tengas un router que utilice este estándar, pero si te compras un nuevo portátil que incluya esta conexión inalámbrica podrás compartir la red 5G del Xiaomi Mi 10 Pro a través del Wi-Fi 6 para aprovechar la máxima velocidad estés donde estés (siempre que tengas cobertura 5G, claro).
  5. La carga rápida y su compatibilidad con los estándares: poder llevar un solo cargador siempre es una gran noticia.

Lo que no nos ha gustado tanto

  1. La cámara selfie nos ha dejado una impresión muy mala: a nivel de detalle es muy buena, y se aprecia si ampliamos las imágenes. No obstante, el propio software es terrible al procesar la luz, con un rango dinámico terrible y una aclaración del rostro. Es como tomar una buena fotografía y echar lejía encima.
  2. Los gestos del sistema no se adaptan a los estándares de Android 10: no solo no existe una barra inferior, sino que además entre tener activos y desactivados los gestos la altura del teclado varía mucho. Cuando tienes los gestos activados tienes que resignarte a tener el teclado a una altura ridículamente baja e incómoda.
  3. Que el modo oscuro se pueda programar está bien, pero la programación se ha quedado únicamente en horarios, cuando la gracia de este modo es que se active y desactive al anochecer y amanecer. Seguramente en MIUI 12 añadan una programación mejor pensada, pero a día de hoy existen móviles que el so
  4. El lector de huellas es muy bueno, pero es óptico. Generalmente es la tecnología escogida por prácticamente toda la industria (excepto Samsung) ya que es más rápido y falla menos. Lo que no me gusta de esta tecnología es que al emitir un fogonazo de luz para leer la huella, algo que por la noche es molesto. Más que un defecto o virtud del móvil es una cuestión de preferencias personales.
  5. Que el dispositivo cuente con carga inalámbrica inversa y los nuevos auriculares de Xiaomi no es una oportunidad perdida. Sí, Xiaomi ya ha presentado unos auriculares cuyo estuche incluye carga inalámbrica, pero el modelo que ha llegado a España sólo se carga por USB C.

Conclusiones: el mejor móvil de Xiaomi es genial, pero puede superarse más

El móvil es una pieza de hardware sensacional, pero todos los móviles de este precio lo son. Lo que marca la diferencia en este rango de precio son los pequeños detalles. Y en pequeños detalles Xiaomi parece tener mucho que aprender aún. No es que Xiaomi se haya olvidado de pulir el software hasta el mínimo detalle, sino que en ediciones anteriores todos estos pequeños detalles se omitían porque el móvil costaba la mitad que los rivales contra los que pretendía posicionarse. Ahora que está en las ligas mayores, estos detalles si que puntúan.

Si quieres el mejor móvil jamás hecho por Xiaomi en calidad pura, el Mi 10 Pro no te va a defraudar.

Xiaomi ha subido la calidad respecto al Mi 9 o el Mi Note 10 drásticamente, y si quieres el mejor móvil hecho por Xiaomi, el Mi 10 Pro no te va a decepcionar, porque demuestra que Xiaomi merece estar entre los mejores.

Tenía muchas ganas de ver un Xiaomi en el que el precio dejase de ser una excusa para justificar errores. El Mi 10 Pro es el primer móvil que cruza esa línea, razón por la que hayamos sido tan puntillosos en todos los pequeños detalles. Tras haber observado como Xiaomi evoluciona año tras año, tenemos las expectativas de que poco a poco conseguirán un equipo que rivalice al 100% y que sea perfecto, sin excusas.

Una gran duda con este móvil (y prácticamente toda esta oleada de nuevos móviles de 1000 euros) es cómo será la política de actualizaciones de Xiaomi con este modelo. En lo que respecta a actualizaciones de Android, Xiaomi está a la par con el resto de fabricantes en sus mejores móviles, pero también nos hace plantear la principal duda:

¿Durante cuánto tiempo debería estar a la última con actualizaciones de Android? Porque gastarse 1000 euros para que al siguiente año haya que esperar meses para tener la última versión de Android y al siguiente ya ni recibas actualización nos parece un gran punto que todos estos grandes móviles deben cuestionarse. Porque si cuestas lo mismo que un iPhone y te actualizas la mitad, estar a la última te cuesta el doble de dinero.

La entrada Xiaomi Mi 10 Pro, análisis: el mejor Xiaomi jamás creado nos deja más preguntas que respuestas aparece primero en El Androide Libre.

Powered by WPeMatico

24Apr/20

Análisis realme 6i: batería y memoria infinitas, buena cámara

Hemos pasado los últimos días probando el realme 6i, un móvil que por menos de 180 euros es capaz de ofrecer un rendimiento aceptable, buena cámara, mucha memoria y un atractivo y original diseño.

Características técnicas

  • Cuerpo
    • Dimensiones: 164.4 x 75 x 9 mm
    • Peso: 195 gramos
    • Colores:
      • White Milk
      • Green Tea
  • Pantalla
    • Tipo: IPS
    • Tamaño: 6.5 pulgadas | 20:9
    • Resolución: 1600 x 720 píxeles
  • Características principales
    • Procesador: Mediatek Helio G80
      • 2 x 2.0 Ghz @ Cortex-A75
      • 6 x 1.8 Ghz @ Cortex-A55
    • GPU: Mali-G52 MC2
    • Memoria: 4 GB de memoria RAM.
    • Almacenamiento: 128 GB.
      • MicroSD: Si, microSDXC
    • Sistema Operativo: Realme UI basado en Android 10
  • Cámaras
    • Trasera:
      • Principal: 48 Mpx f/1.8 PDAF
      • Ultra gran angular: 8 Mpx f/2.3
      • Macro: 2 Mpx f/2.4
      • Profundidad: 2 Mpx f/2.4
    • Delantera: 16 Mpx f/2.0
  • Conectividad
    • WiFi 802.11 ac
    • Bluetooth 5.0
    • Radio FM
    • GPS | AGPS | GLONASS
    • Toma de auriculares
    • USB 2.0 Tipo C
    • NFC
  • Sensores
    • Lector de huellas trasero
    • Acelerómetro
    • Giroscopio
    • Sensor de proximidad
    • Brújula
  • Batería
    • 5000 mAh Li-Po
    • Carga rápida: 20 W

Un diseño en plástico muy original

Fotografía del realme 6, un móvil que era de plástico imitando al cristal.

Cuando pudimos analizar el realme 6 hicimos hincapié en que el uso del plástico fue una buena decisión por parte de realme al ser un material resistente al día a día, aunque considerábamos que el imitar el acabado en cristal y aluminio era como una oportunidad perdida para la marca al ser simplemente una réplica en plástico del diseño de la mayoría de móviles del mercado.

En el realme 6i han querido crear un móvil distinto y hacer un mejor uso del plástico. Los marcos laterales siguen siendo de color plateado, aparentando la estética de los marcos de aluminio.

Dichos marcos siguen un estilo que mezcla curvas con líneas rectas que cruza por el centro del marco. Dicha línea le da un toque que si bien es discreto, cuando te fijas se siente muy original.

La parte trasera destaca aún más. Se trata de un plástico mate, con un tacto extremadamente suave que hace que sea muy agradable de sostener en la mano.

Si nos fijamos detenidamente, veremos unas líneas rectas en forma de grill, estas líneas solo son decorativas y no incluyen textura, por lo que la experiencia al tocar la parte trasera será muy uniforme.

El lector de huellas se encuentra en la parte trasera en una zona habitual. Es fácil de alcanzar con el dedo para desbloquear. Destacan también las cuatro cámaras traseras, de las cuales hablaremos más adelante.

En la parte inferior se aprecia el puerto USB C, jack de auriculares, micrófono y altavoz.

Gran pantalla, pocas ambiciones

El panel es una de las piezas clave de la experiencia de un smartphone, y en el caso del realme es uno de los aspectos quizás más flojos del terminal.

Lo único en lo que destaca esta pantalla es en su tamaño, con 6,5 pulgadas en una relación de aspecto de 20:9. La resolución del panel es HD+ y la tecnología LCD. Es un panel que cumple, pero ni ofrece colores vívidos, ni una gran resolución ni un nivel de brillo desmesurado. Es un panel grande sin más.

Respecto a la configuración de la pantalla, la capa de personalización de realme si que incluye una serie de utilidades para personalizar la experiencia.

  • Modo cuidado ocular: conocido en otras capas de personalización como modo noche. Es un filtro de luz azul para cansar menos la vista. Se puede programar para que se active al anochecer y se desactive al amanecer.
  • El modo oscuro al ser un panel LCD no implica una reducción en el consumo de la batería, pero también es útil para tener una interfaz que canse aún menos la vista. Gran acierto de la capa de personalización de realme por permitir que también se active al anochecer y se desactive al amanecer.
  • Temperatura de color: permite calibrar de forma sencilla la temperatura de color para tener un panel más cálido o frío, acorde a tus preferencias personales.

Puedes jugar a todo, pero no a máximo rendimiento

Uno de los movimientos de realme en su última gama media es la inclusión de los últimos procesadores de MediaTek. En el caso del realme 6 teníamos un Helio G90T, mientras que en este modelo es el modelo G80 el que se encarga de aportar músculo.

A nivel de rendimiento se encuentra a un nivel similar del Snapdragon 710 que incluía el realme 5 Pro, siendo terminales muy parecidos en cuanto a rendimiento. Acompañado con 4 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento interno, ampliables por tarjeta microSD, tendremos una experiencia solvente ejecutando aplicaciones y almacenando varios gigas de fotos, vídeos y música sin que nos llegue un aviso de almacenamiento insuficiente.

El MediaTek Helio G80 está capacitado para muchos de los juegos más populares, pero no llega la talla para considerarlo móvil gaming. Es capaz de ejecutar la mayoría de juegos con total solvencia, pero en el caso de juegos como Fortnite el propio juego nos indica que no funcionará con garantías.

Es posible jugar con los gráficos al mínimo, pero sufrirás ralentizaciones en los momentos críticos de la partida. Algo similar ocurre con el nuevo Teamfight Tactics, que en este caso la experiencia si es más jugable, pero los gráficos se nota que pueden mejorar mucho.

Juegos como Mario Kart, Brawl Stars, Animal Crossing o juegos del estilo si que funcionan sin grandes dificultades.

Una gran batería que no defrauda

Como hemos podido comprobar, la experiencia de la pantalla y del procesador no son nada del otro mundo, pero si que ofrecen una ventaja importante. El rendimiento moderado implica un grado de eficiencia, lo que hace que la batería pueda aprovecharse lo máximo posible.

Con 5.000 mAh de batería es fácil pasar los dos días con unas 7 horas de pantalla sin mucha dificultad. Como en cada ocasión, la cifra es subjetiva y depende de tus propios patrones de uso. Por ejemplo, en estos días si haces videollamadas con frecuencia y juegas mucho esta cantidad se puede reducir.

El móvil incluye una carga rápida propietaria de 20 Watios, capaz de cargar los 5.000 mAh en aproximadamente hora y media. No es la mayor velocidad de carga que hemos visto, pero la razón se debe a la gigantesca batería que este modelo incluye.

Cuatro cámaras que no ven nada mal

Uno de los aspectos que nos ha gustado más del realme 6i es la cámara. Tenemos un sensor de 48 Mpx con focal 1,8, un sensor que a pesar de no haber podido probar mucho estos días nos ha parecido ofrecer un buen nivel de detalle en la mayoría de circustancias.

Los platos de comida en interiores quedan bien detallados, realzando los colores sin llegar a exagerar.

La cámara ultra gran angular nos ha sorprendido mucho. En situaciones donde la luz es apropiada es capaz de captar mucha información de la escena sin que se note demasiado la distorsión que sufren este tipo de lentes con tanto angular.

El modo macro está muy chulo y aunque el resultado no es espectacular, si que puedes conseguir fotos muy resultonas.

A nivel de zoom tenemos la posibilidad de usar 2 aumentos sin pérdida de calidad, 5 aumentos con una pérdida de calidad moderada y hasta 10 aumentos con una pérdida de calidad consisderable.

Fotografías tomadas por el realme 6i

Experiencia de uso con realme UI

Hasta el año pasado, realme utilizaba como capa de personalización Color OS, una capa heredada directamente de Oppo,la marca principal. En los últimos meses realme ha querido dar un toque más fresco a la capa y crear algo que ellos afirman que es más cercano a Android stock.

  • La sensación que me da realme UI es la de encontrarse en un punto intermedio entre Color OS y Oxygen OS, llevándose lo mejor de cada mundo. Y la verdad es que nos encantanta.
  • La pantalla principal sigue sin incluir Google Discover, pero el launcher ha mejorado muchísimo, acercándose a las líneas de diseño de Android y mejorando la personalización en aspectos como la personalización de los iconos.
  • La personalización de iconos es la mejor que hemos visto nunca en un launcher.
  • Tenemos la posibilidad de elegir entre botones, los gestos de Android 10 o los gestos de la antigua Color OS.

  • Algo que no está del todo pulido es la altura del teclado al usar los gestos, y es que el teclado se queda a una altura muy baja. En la imagen se puede ver que la altura en cada modo es distinta. Es un pequeño error de diseño de software, un pequeño detalle que se han saltado pero que puede ser molesto.
  • Por lo demás, características como un modo de aplicación gemela, un modo específico para juegos, una buena aplicación de grabación de pantalla, poder mantener pulsado el botón de inicio para llamar a Google Assistant, o una caja fuerte, entre muchas otras características como bienestar digital de Android stock.

Conclusiones: un móvil que no defrauda pero tampoco apasiona

El realme 6i es un móvil que viene a sustituir en funciones al realme 5, debido a que todas las gamas de realme han dado un pequeño escalón de calidad (junto a una subida ligera de precios).

Este terminal no tiene ninguna característica potente o disruptiva, pero el equilibrio de características y capacidades que incluye por 180 euros hace que sea una apuesta segura. Es un móvil diseñado para quienes busquen un equipo para el día a día, sin ninguna ausencia.

  • realme 6i, modelo con 4 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento:
    • Web oficial | 179 euros.
    • Amazon | 179 euros.

La entrada Análisis realme 6i: batería y memoria infinitas, buena cámara aparece primero en El Androide Libre.

Powered by WPeMatico

22Apr/20

Samsung Galaxy S20, análisis: el mejor móvil pequeño

Durante muchos años Samsung ha estado lanzando dos versiones de sus Galaxy S. El año pasado hizo una ligera excepción al presentar el Samsung Galaxy S10e, un terminal que entraba dentro de la categoría de gama alta pero que no compartía todas las funciones de sus hermanos mayores.

Pero en 2020 hemos visto ser presentada una tríada de terminales, capitaneadas por el Samsung Galaxy S20 Ultra que ya analizamos y complementada con los Samsung Galaxy S20 Plus y Samsung Galaxy S20. Hoy analizamos este último, el que es posiblemente el móvil Android de gama alta (con todas las letras) más pequeño.

Características Samsung Galaxy S20

  • Pantalla:
    • Tecnología Infinity O Dynamic AMOLED.
    • Resolución QHD+ (3200 x 1440 píxeles).
    • 6.2 pulgadas en ratio 20:9.
  • Rendimiento:
    • Procesador: Exynos 990.
    •  12 GB de memoria RAM.
    • 128 GB de almacenamiento interno.
    • MicroSD de hasta 1 TB en el hueco de la segunda tarjeta SIM.
  • Cámaras:
    • Frontal:
      • Principal de 10 Mpx con f/2.2.
      • Grabación de vídeo 4K.
    • Traseras:
      • Cámara principal de 12 Mpx, autoenfoque y estabilizador óptico con f/1.8.
      • Cámara gran angular de 12 Mpx con f/2.2
      • Cámara telefoto de 64 Mpx con f/2.0 con zoom híbrido 3x y zoom digital hasta 30x.
      • Grabación 8K.
  • Conexiones:
    • Puerto de carga (25 W) y datos (USB 3.1) con conector USB-C.
    • Puerto Jack de 3.5 mm para auriculares.
    • Zona de carga Qi en la parte trasera.
    • Compatibilidad con Ethernet con un adaptador USB-C y WiFi a/b/g/n/ac/ax (Wi-Fi 4/5/6). Wi-Fi Direct. ANT+. NFC. Bluetooth 5.0.
  • Sensores:
    • Giroscopio, sensor de huellas bajo pantalla, acelerómetro, proximidad, luz ambiente RGB, barómetro, brújula y campo magnético.
  • Batería: 4000 mAh
  • Otros: resistencia al agua IP 68.
  • Tamaño:
    • 152 x 68 x 7.9 mm.
    • 164 g.
  • Versión del sistema: Android 10 con One UI 2.

Un tamaño único, para lo bueno y para lo malo

En los días en los que he estado probando este modelo, como siempre, móvil único y exclusivo, he mantenido una conversación en Twitter con muchas personas entre las que estaban Anna Martí de Xataka y Carlos Santaengracia de Topes de Gama.

El motivo de la conversación ha sido el tamaño de los móviles actuales, algo de relativa actualidad sobre todo por la presentación por parte de Apple del iPhone SE 2020. La cuestión es que justo antes de esa presentación yo empecé a probar este Galaxy S20 y se me antojaba en todos los aspectos demasiado pequeño.

Sí, es un terminal que tiene 6,2 pulgadas de diagonal, pero el ratio de 20:9 lo hace más alargado que móviles como el Huawei P40 Pro o el OPPO Find X2 Pro. Es decir, es más estrecho de lo que debería para tener esta diagonal, lo que de facto reduce su tamaño.

El tamaño es posiblemente lo mejor, y lo peor, de este móvil. Si un usuario está buscando un terminal con las mejores prestaciones pero con el menor tamaño posible ya voy avanzando que esta no es solo la mejor opción, sino prácticamente la única.

Por mi parte, he de reconocer que si bien me gusta mucho la idea para poder llevarlo encima de forma cómoda me he dado cuenta de que este no es un terminal para mí: juego demasiado en el móvil como para estar cómodo con una pantalla de este tamaño. Bueno, rectifico, para estar todo lo cómodo que me gusta, porque tampoco ha sido una tortura vivir dos semanas con este móvil.

En cuanto al diseño, Samsung ha sido bastante conservadora, pero al menos ha aportado un toque de color distintivo a los terminales. Este modelo está disponible en gris, rosa y azul celeste, que es el color de la unidad que nos han cedido.

En la parte trasera destaca un módulo de cámara con tres sensores, un micrófono y un flash LED. En el marco superior tenemos la bandeja para dual SIM o SIM y micro SD y un micrófono de cancelación de ruido. En la parte inferior tenemos el micrófono principal, el altavoz principal y el cargador USB C.  El lateral izquierdo está vacío y el derecho aloja el botón de encendido y los dos botones de volumen.

La estética de este terminal, como digo, es bastante conservadora pero hay detalles como lo pequeño de sus marcos y lo cómodo que es manejarlo a una mano que hacen que sea bastante único. Y esto se redondea con un peso de 163 gramos, tan bajo que nos retrotrae a una época en la que los móviles eran otra cosa.

Y se mantienen detalles como la tarjeta microSD o la resistencia al agua por la certificación IP68.

El rendimiento no es el de los mejores, pero es bueno

Como en años anteriores, Samsung ha decidido utilizar sus propios procesadores Exynos para los Galaxy S vendidos en Europa. Esto hace que el modelo que analizamos utilice el Exynos 990, un procesador de gama alta con tecnología 5G y bastante potencia, pero que no es capaz de rivalizar con el Snapdragon 865 cuando lo llevamos al límite.

Esto lo he percibido sobre todo jugando a Honkai Impact Third, el cual he podido disfrutar sin mayores problemas pero no me ha dado la sensación de velocidad que me da en terminales con el procesador de Qualcomm.

No podemos decir lo mismo, por suerte, de la memoria RAM. Tenemos 12 GB, una cifra igual o superior a las de sus principales rivales.  Eso sí, los 128 GB de memoria interna nos parecen algo justos no tanto por la capacidad sino por el precio de este modelo.

Cuando un móvil parte de los 909 euros es de esperar que no tengamos ni la más remota posibilidad de que el almacenamiento interno sea un problema. Creemos que al menos deberían haberse implementado 256 GB. Sí, es cierto que si nos hace falta podemos usar una microSD, pero no debería ser esto una excusa.

Que un móvil que rozan los 1000 euros tenga dos altavoces algo ya obligatorio. Samsung cumple en este apartado, y lo hace con nota, siendo este el móvil con mejor sonido que he podido probar desde hace mucho tiempo, a la altura de su hermano mayor, con el que comparte altavoces.

El resto de especificaciones son similares a las que tenemos en otros móviles del estilo, con Wifi de alta velocidad, NFC para pagos móviles y un sensor de huellas en pantalla que funciona bastante mejor de lo que recordaba en el Samsung Galaxy S10.

El Samsung Galaxy S20 tiene una gran pantalla, en formato… ¿pequeño?

Si hace unos años nos hubieran dicho que una pantalla de 6,2 pulgadas pertenecería a un terminal que consideraríamos pequeño seguramente nos hubiéramos reído. La diagonal de los móviles de gama alta ha ido creciendo en cada generación, y las 6,9 pulgadas del Samsung Galaxy S20 Ultra son el culmen de ello, al menos por el momento.

Si tuviera que resumir este móvil con un adjetivo sería pequeño, y sé que es algo extraño, pero es la sensación que me da después de haber probado más de una decena de móviles en lo que va de año.

Esto también es culpa del radio de pantalla del panel del S20, algo más alargado de lo normal, aunque sin llegar al extremo de la pantalla externa del Samsung Galaxy Fold.

Pero lo mejor es que la empresa no ha recortado en prestaciones de pantalla de este modelo, algo que vemos en otros fabricantes. Seguimos manteniendo un panel OLED con resolución de 3200 x 1440 px y con una tasa de refresco de 120Hz.

Tenemos que sumar un brillo realmente elevado y la compatibilidad con la tecnología HDR 10+, que hace que los videos preparados para ello se vean increíblemente bien. Ya hemos mencionado varias veces que esta tecnología es incluso más relevante que la resolución o la tasa de refresco, aunque el problema es que solo es útil en películas y series pensados para ello.

Y no tenemos que olvidar que al igual que pasaba en el Samsung Galaxy S20 Ultra, este Galaxy S20 tiene una pantalla prácticamente plana, con una mínima curvatura en los laterales que la hace cómoda de usar pero que no dificulta la experiencia ni hace que aparezcan toques fantasmas, lo que gustará a muchos usuarios.

Estas son las tres cámaras que esperábamos… o casi

Samsung ha sido durante muchos años uno de los fabricantes de móviles Android que había que tener como OPPO o Huawei han logrado superarla en varios apartados. Para 2020 la empresa tenía como cometido mejorar esta característica, y eso explica en parte el cambio de nomenclatura.

Si bien la cámara más avanzada se ha quedado exclusivamente en el Samsung Galaxy S20 Ultra, los Galaxy S20 y S20 Plus también han visto renovada la tríada de sensores traseros que nos ofrecen.

En esta ocasión contamos con un sensor principal de 12 Mpx, un gran angular con la misma resolución y un telefoto de 64 Mpx que no tiene zoom óptico, siendo este último una de las cosas que más nos llama la atención.

Samsung Galaxy S20, análisis: el mejor móvil pequeño

La empresa ha optado en este modelo por no implementar una lente óptica o un zoom periscópico, sino en usar un sensor con mucha resolución y luego recortar la imagen final.  No es eso lo que se entiende por zoom óptico, independientemente de la calidad obtenida.

La calidad fotográfica del sensor principal nos ha gustado mucho por ofrecernos unos colores muy reales y un muy buen control de las sombras, que no llegan a ser demasiado oscuras pero tampoco y realmente claras. En definitiva, una sensación muy positiva.

Pese a no tener ni un sensor macro ni un modo de software que lo imite, no creemos que esto sea un problema ni en móviles de esta categoría, ya que son muy pocos los usuarios que le van a dar uso a esto más allá de la primera semana.  Cuando nos acercamos para hacer algunas fotos de detalle la calidad se mantiene alta.

Samsung Galaxy S20, análisis: el mejor móvil pequeño

En el uso del gran angular podemos destacar que el balance de colores muy similar al del sensor principal, así como la calidad final, que tiene algo menos detalle, pero no mucho menos.  En algunas tomas la temperatura de color es ligeramente más fría en el gran angular que el sensor angular, pero hay que ponerlas una al lado de la otra para darte cuenta.

Nos hemos quejado de la ausencia de un zoom óptico en este móvil, pero no podemos decir que el zoom que se ha implementado sea malo. Si nos fijamos mucho nos da la sensación de que las imágenes son algo más planas de lo que hubiéramos esperado de un sensor de ampliación, pero la calidad es bastante buena y parece que el software utilizado por Samsung es capaz de eclipsar la ausencia de un sistema óptico.

Eso sí, cuando ampliamos a 10 aumentos la calidad baja lo suficiente como para no querer utilizar esas imágenes, y si lo hacemos a 30 aumentos directamente ni hacemos la fotografía.

Posiblemente una de las cosas que más nos ha gustado de este modelo es la calidad de su fotografía nocturna en los tres sensores. Es una de las pocas veces que no tengo que decir que la calidad del gran angular no desmerece a la del sensor principal cuando hacemos fotografía con poca luz. Sí, es cierto que el control del rango dinámico no es tan elevado en el gran angular, pero es uno de los sensores de este tipo que más me ha gustado de todos los que he probado.

Lo mismo pasa en la cámara delantera, de 10 Mpx, que nos ofrece unos selfies bastante buenos de día y que es capaz de pulir algunos fallos típicos en este tipo de imágenes cuando hacemos las fotos de noche.

Incluso a contraluz en la fotografía nocturna obtenemos imágenes usable, aunque obviamente no tenga la misma calidad que cuando las hacemos de día. La sensación es la misma que he tenido en el gran angular, que ojalá más móviles se comportará así.

En cuanto al vídeo, tenemos que destacar la gran calidad del mismo pero también el esfuerzo que ha hecho Samsung porque el uso de su aplicación al grabar minimice (sin lograrlo por completo, eso sí) detalles como el salto de los sensores cuando hacemos zoom en una grabación. Además, la estabilización está bastante lograda y los colores son realmente buenos. Sí, podemos grabar en calidad 8K, pero por ahora eso no deja de ser un reclamo de marketing. Por cierto, estamos ante uno de los móviles Android que mejor graba vídeo con poca luz.

Samsung Galaxy S20, análisis: el mejor móvil pequeño

La grabación de video con la cámara delantera también nos ha gustado mucho, recordándonos a lo que hace Huawei y a partir del 8, también OnePlus. Muy buen color, una piel que es bastante real y sobre todo una estabilización que nos permite grabar mientras andamos sin ningún tipo de problema. Eso sí, aquí sí que notamos que la calidad baja de forma notoria cuando grabamos de noche.

La autonomía es algo justa, pero dentro de lo normal

Samsung Galaxy S20, análisis: el mejor móvil pequeño

Como es lógico, un móvil más contenido en tamaño implica menos espacio para la batería. Pese a eso los 4000 mAh del Samsung Galaxy S20 nos parece una cifra bastante decente para ser el menor de los tres modelos.

La carga rápida es de 25 W y Samsung no ha querido eliminar la carga inalámbrica de su modelo más pequeño, algo que nos parece genial.

En la primera prueba de batería hemos configurado la pantalla con resolución FHD+ y a 60 Hz de tasa de refresco. Hemos estado jugando y usando las aplicaciones normales de comunicación, como WhatsApp, Telegram o Twitter. Hemos alcanzado las 4 horas de pantalla con 24 horas de autonomía.

En la segunda prueba de batería hemos configurado la pantalla con resolución FHD+ y a 120 Hz de tasa de refresco. Hemos estado jugando y usando redes sociales, pero también hemos hecho fotos, escuchado podcasts y realizado un par de videollamadas, una de ellas de más de 45 minutos. Hemos tenido algo menos 4 horas de pantalla con unas 20 horas de autonomía.

Samsung Galaxy S20, análisis: el mejor móvil pequeño

En la tercera prueba de batería hemos configurado la pantalla con resolución QHD+, la máxima disponible, y hemos dejado a 60 Hz de tasa de refresco. Hemos jugado, leído bastante e incluso editado vídeos. Hemos superado ligeramente las 4 horas de pantalla con 19 horas de autonomía.

Como podéis ver, la autonomía es uno de los puntos débiles de este modelo, pero no llega a ser algo tan negativo como para descartar este móvil por esta característica. No obstante, la sensación que personalmente he tenido es que, en un uso diario normal, mayormente optaré por no exprimir la calidad de la pantalla, para intentar que llegue al final del día.

No hay muchas novedades en la interfaz

Samsung Galaxy S20, análisis: el mejor móvil pequeño

En cuanto a la interfaz no tenemos mucho nuevo que decir ya que desde hace prácticamente un año Samsung utiliza One UI en sus modelos.  Sí, esta es la última versión, pero no vemos grandes cambios en la misma.

Se echa en falta la inclusión del Discover de Google en los escritorios como ha implementado recientemente OnePlus. Al menos nos gustaría poder deshabilitar la sección de Bixby que aparece en la zona izquierda de estos.

Samsung Galaxy S20, análisis: el mejor móvil pequeño

Algo parecido pasa con el botón de encendido, que activa el asistente de voz de Samsung si lo dejamos pulsado. Por suerte esto sí que lo podemos cambiar, aunque por defecto venga así.

En la parte positiva tenemos que destacar la fluidez y la gran configuración que nos permite la personalización del dispositivo con iconos, fondos, o temas.

También hay que recordar, para los que valoren trabajar con el móvil, que este modelo es compatible con la nueva versión de Samsung Dex, que no hac necesario un accesorio, sólo un cable HDMI a USB-C.

El Samsung Galaxy S20 es la única opción en la gama alta si te importa el tamaño

Samsung Galaxy S20, análisis: el mejor móvil pequeño

Queda claro que este modelo está pensado para aquellos usuarios que queda un terminal lo más pequeño posible, siendo aún así un smartphone de gran pantalla.

Ni la autonomía ni el rendimiento ni las cámaras están quizás en el top 3 del mercado, pero el peso y la ergonomía hacen que este móvil tenga un valor propio.

En cuanto a la recomendación de compra de este modelo, nos parece una opción acertada si valoramos por encima de todo el tamaño y tenemos claro que queremos un gama alta.

Eso sí, entre los 909 € del modelo 4G y los 1009 € del modelo 5G apostamos claramente por el primero, aunque pasemos de 12 GB a 8 GB de RAM.

Comprar Samsung Galaxy S20 4G

Comprar Samsung Galaxy S20 5G

Nota: Algunos de los enlaces a tiendas de este artículo contienen código de afiliación. Con ellos apoyas nuestro trabajo a la vez que confirmamos que son tiendas fiables y con garantías. Tu no pagarás más y tampoco comprometemos nuestra neutralidad en las elecciones de enlaces.

La entrada Samsung Galaxy S20, análisis: el mejor móvil pequeño aparece primero en El Androide Libre.

Powered by WPeMatico

17Apr/20

Análisis OnePlus 8 Pro: el mejor móvil de OnePlus sólo tiene un defecto

Análisis OnePlus 8 Pro: el mejor móvil de OnePlus sólo tiene un defecto

Hace unos días OnePlus presentó, por fin, los nuevos terminales de gama alta que tanto tiempo llevábamos esperado, los OnePlus 8 y OnePlus 8 Pro. De hecho, pudimos analizar el OnePlus 8 durante una semana antes de su presentación oficial, y desde entonces hemos estado utilizando su hermano mayor, un terminal más completo, pero también más caro.

A lo largo del análisis haremos algunas menciones a este OnePlus 8, así como a otros modelos que hemos analizado recientemente, los flagships de OPPO, Huawei o Xiaomi.

Características del OnePlus 8 Pro

  • Procesador – Qualcomm Snapdragon 865 de ocho núcleos.
    • 1 núcleo Kryo 585 a 2,84 GHz (Cortex-A77).
    • 3 núcleos Kryo 585 a 2,40 GHz (Cortex-A77).
    • 4 núcleos Kryo 585 a 1,80 GHz (Cortex A55).
  • Memoria RAM: 12 GB LPDDR5.
  • Almacenamiento.
    • Interno: 256 GB con UFS 3.0.
  • Gráfica: Adreno 650.
  • Pantalla.
    • Tamaño: 6,78 pulgadas.
    • Resolución: QHD+ (3168 x 1440 px).
    • Tecnología Fluid AMOLED.
    • 120 Hz.
  • Cámara trasera.
    • Angular de 48 Mpx Sony IMX689 con apertura f/1.78, estabilización óptica.
    • Gran angular de 48 Mpx con f/2.2 y ángulo de visión de 120 grados.
    • Telefoto de 8 Mpx con zoom óptico híbrido de 3 aumentos y apertura f/2.4 con estabilización óptica.
    • Sensor de filtro de color de 5 Mpx.
    • Otros: LED Flash, PDAF…
  • Cámara delantera.
    • Resolución: sensor Sony IMX471 de 16 Mpx con f/2.0, EIS
  • Puertos:
    • Conector USB 3.1 Tipo C.
    • Sensor de huellas óptico en pantalla.
  • Otros: WiFi 6 de doble banda, Bluetooth 5.1, NFC, GPS de doble banda…
  • Batería: 4510 mAh con carga rápida de 30 W y carga inalámbrica de 30 W.
  • Peso: 199 g.
  • Dimensiones: 165.3 x 74.4 x 8.5 mm.
  • Sistema:
    • Versión de Android: Android 10.
    • Capa del fabricante: Oxygen OS.

El mismo diseño que el OnePlus 8, pero con esteroides

Análisis OnePlus 8 Pro: el mejor móvil de OnePlus sólo tiene un defecto

Pocas veces tengo la oportunidad de probar dos móviles de la misma familia de forma simultánea, pero eso es lo que ha pasado con los últimos modelos de OnePlus.

Tras una semana utilizando el OnePlus 8, he estado el mismo tiempo utilizando el 8 Pro y he notado el cambio en cuanto al diseño. El modelo más avanzado parece inspirarse en su hermano pequeño pero aumentando el peso hasta los 199 gramos.

Esto lo convierte en unos de los móviles de gama alta más ligeros, pero supone un paso atrás con respecto al OnePlus 8, con un peso muchísimo más acertado.

Algo parecido pasa con la pantalla, que se curva igual que en el otro modelo pero lo hace de forma mucho más agresiva, siendo algo más incómoda de utilizar cuando tenemos que echar mano de los gestos y deslizamientos en la misma.

En la parte inferior tenemos uno de los dos altavoces, el cargador, el micrófono principal y la bandeja para dual SIM. En la parte superior solo tenemos un micrófono de cancelación de ruido.

En lateral izquierdo tenemos los dos botones de volumen y en el derecho están el botón de encendido y el sistema de configuración de sonido de la empresa, un botón que se puede colocar en tres posiciones para activar el modo silencio, el vibrador o el sonido.

La parte trasera utiliza el nuevo acabado de cristal mate de la empresa con un tono turquesa muy bonito. A diferencia del modelo más económico este incorpora una cuarta cámara fuera del módulo principal con un micrófono y el sistema de enfoque en un elemento paralelo a los tres sensores principales.

Pero no podemos cerrar este apartado sin destacar que, por primera vez, OnePlus ha decidido certificar un móvil contra polvo y agua. Sí, este OnePlus 8 Pro tiene IP68, aunque eso suponga pagar un precio mayor.

No hay ninguna pega con el rendimiento

Como no podía ser de otra manera, OnePlus ha optado por el mejor procesador para su mejor móvil. El Snapdragon 865 ofrece un rendimiento muy superior a lo que se necesita normalmente y que no se queda cojo cuando le exigimos lo máximo con juegos como Honkai Impact Third.

Además, me ha sorprendido gratamente que los 12 GB de memoria RAM me permitan tener en segundo plano juegos de este calibre. La tecnología es, al contrario de lo que vimos en el OnePlus 8, LPDRR5.

Por otro lado, tenemos 256 GB de almacenamiento interno con tecnología UFS 3.0, lo que permite instalar juegos enormes y mover archivos grandes de manera muy rápida.

La experiencia diaria con el terminal muestra que la potencia que contiene es mucho mayor de la que necesitamos normalmente. Lo hemos llevado al límite en ciertas ocasiones y hemos comprobado que con algunos juegos la parte superior del móvil se calienta más que en terminales de la competencia. Esto también le pasa al OnePlus 8 y, sin llegar a ser un motivo para descartar el móvil, nos hace pensar que la empresa tiene aquí margen de mejora.

La conectividad está al máximo nivel al utilizar este procesador de Qualcomm. Tenemos Wifi 6, Bluetooth 5.1, NFC y por supuesto 5G, aunque en esta ocasión esto no lo hemos podido probar.

El sensor de huellas en pantalla no permite registrar dos veces el mismo dedo, aunque a medida que lo usamos va aprendiendo y siendo más eficaz. No es esto una estrategia de marketing, realmente lo notamos entre los primeros días y las pruebas que hicimos al final del análisis una semana después.

Más curvas, más resolución, más fluidez

Análisis OnePlus 8 Pro: el mejor móvil de OnePlus sólo tiene un defecto

La pantalla del OnePlus 8 es uno de sus rasgos más distintivos. Y esto es así por dentro y por fuera.

Al contrario que en el modelo básico, los laterales mayores de la pantalla de este modelo no están ligeramente curvados, sino que lo hacen de forma muy notoria. Nos recuerda más a un Samsung Galaxy S7 que a un OnePlus 8. Esto hace que cuando tenemos un fondo blanco veamos los tintes verdes en los bordes, por la curvatura del panel OLED.

Análisis OnePlus 8 Pro: el mejor móvil de OnePlus sólo tiene un defecto

En el apartado técnico, la compañía ha dado por fin el salto a los 120 Hz, y lo hace manteniendo la resolución en los 3168 x 1440 px, algo que Samsung no ha querido hacer, pero que sí hemos visto en el OPPO Find X2 Pro, un modelo que comparte varias cosas con el que hoy analizamos.

Cuando activamos esta tasa de refresco el móvil consume más batería, algo que afecta a la autonomía, pero también a la temperatura del terminal.

Pero hay cosas que no habíamos visto hasta ahora, como la posibilidad de activar el suavizado de movimiento (MEMC), una característica que tienen algunos televisores y que muchos definen como «efecto telenovela«.

Lo que hace esta función es emular por software que un vídeo se haya grabado a 120 fps, con una fluidez mucho mayor y mejor detalle, aunque a costa de parecer que estamos viendo una imagen real, no una toma de cine. Son muchos los detractores de esta tecnología, y también hay algunos defensores, pero podemos elegir si activarla o no en los ajustes.

A esto tenemos que sumar un brillo por encima de la media, con hasta 1300 nits si lo necesitamos puntualmente.

Y los ajustes son especialmente numerosos en el OnePlus 8 Pro. Además de poder cambiar la tasa de refresco y la resolución podemos ocultar la cámara delantera con un marco negro, aunque en ese caso perderemos algo de espacio, ya que las notificaciones y los iconos bajan medio centímetro.

Por supuesto, contamos con la tecnología HDR10+ que ya tenían los modelos previos de la empresa.

También podemos ajustar el color de la pantalla según la luz ambiente para que el efecto de visualización sea más cómodo para nuestros ojos. Este móvil no tiene LED de notificaciones pero podemos utilizar la pantalla como si fuera uno, iluminando los bordes.

La experiencia multimedia en este móvil es realmente buena, exquisita gracias ala veracidad de color (con un JNCD de 0.4), y sólo se empaña por la decisión de haber curvado más la pantalla que en el OnePlus 8, que creemos que tenía un equilibrio más logrado entre estética y usabilidad.

Un sonido que no mejora, pero es excelente

Análisis OnePlus 8 Pro: el mejor móvil de OnePlus sólo tiene un defecto

Uno de los apartados en los que menos evolución vemos es en el de sonido. El OnePlus 8 Pro mantiene los dos altavoces estéreo de su antecesor, con tecnología Dolby Atmos.

El principal está alojado en el marco inferior, junto al cargador. Tenemos otro altavoz junto al auricular, en la parte superior de la pantalla.

No es tan potente como el inferior pero el equilibrio es muy correcto y nos ofrece una experiencia mejor que la mayoría de móviles del mercado, seguramente solo por debajo de los Samsung Galaxy S20.

Se suma una cámara, algo extraña

Análisis OnePlus 8 Pro: el mejor móvil de OnePlus sólo tiene un defecto

OnePlus ha decidido integrar cuatro cámaras en su flagship, algo que su empresa matriz, OPPO, no ha hecho en el Find X2 Pro. Además de los tres sensores esperados tenemos un cuarto sensor que sirve, en teoría, para ofrecer nuevos filtros.

  • Angular de 48 Mpx Sony IMX689 con apertura f/1.78, estabilización óptica.
  • Gran angular de 48 Mpx con f/2.2 y ángulo de visión de 120 grados.
  • Telefoto de 8 Mpx con zoom óptico híbrido de 3 aumentos y apertura f/2.4 con estabilización óptica.
  • Sensor de filtro de color de 5 Mpx.

El sensor principal dispone de 48 Mpx, aunque normalmente dispararemos a 12 Mpx. La calidad con buena luz es la esperable, aunque al igual que pasa en el zoom óptico, parece que tenemos una cierta tendencia al azul en el tono general de la foto.

Análisis OnePlus 8 Pro: el mejor móvil de OnePlus sólo tiene un defecto

El teleobjetivo nos ha dado la sensación de tener una temperatura de color demasiado fría. Los tonos blancos aparecen como celestes en algunas ocasiones y el contraste es elevado, quizás demasiado.

La nitidez que se logra es bastante buena, pero no parece que estemos ante uno de los zooms más avanzados del momento.

El gran angular usa un gran sensor de 48 Mpx, algo que no siempre se ve, ni siquiera en la gama alta. La apertura es muy elevada y la deformación se acaba notando en los bordes, aunque no demasiado, hemos de reconocer.

Nos da la sensación de que el software aún podría haberse afinado más, para lograr unas tomas menos dramáticas en cuanto a contraste y saturación, un mejor equilibrio de color y algo más de detalle. No parece un problema de hardware, por cuanto los tres sensores se portan igual.

Hemos querido hacer más pruebas y nos hemos dado cuenta de que el ajuste que activa el HDR, que no salta de forma automática, sino que o está siempre activo o nunca, hace que las fotos tengan un tono más azulado, mejorando cuando se apaga.

Dado que no tendremos esa versatilidad hemos optado por dejarlo apagado siempre que no necesitemos el HDR por un motivo muy obvio.

De noche la calidad de las cámaras baja de forma notoria, sobre todo en el gran angular, que no tiene el mismo rango dinámico que el sensor principal, y que trata peor las luces, como podéis ver en la galería de fotos.

Pese a eso, el teleobjetivo se ha portado mejor de lo que esperábamos en esta situación, con algo de ruido, pero dando imágenes plenamente usables.

El vídeo con estas cámaras se ha mejorado y la estabilización aportada, incluso de noche, hace que no sea una locura grabar en cualquier situación. Eso si, el ruido aparece cuando no hay suficiente luz, y con el gran angular, con el que también podemos grabar vídeo, la calidad es menor, sobre todo porque las luces aparecen mucho menos detalladas.

La sensación que nos deja esta cámara es la de haber avanzado con respecto a años anteriores, pero aún así no estar entre las mejores. Un terminal de hace dos generaciones de Huawei, como es el P20 Pro, ofrece unos resultados en ocasiones muy similares.

La cámara delantera de este modelo es la misma que tiene el OnePlus 8, un sensor de Sony de 16 Mpx capaz de dar un detalle bastante nítido cuando hay buena luz. El HDR empleado es capaz de suavizar las sombras y rescatar las luces, aunque en ocasiones el resultado obtenido es demasiado irreal.

En cuanto al vídeo, tenemos que destacar la estabilización, aunque el rango dinámico no es lo suficientemente bueno como para corregir en tiempo real el cambio de enfoque cuando hacemos que el cielo salga por detrás nuestra y de pronto hacemos un giro rápido. Pese a eso, es una de las cámaras delanteras que mejor ha cumplido en este apartado.

¿Y el último sensor? Pues es de 5 Mpx y se usa activando el último filtro dentro de la app de cámara de OnePlus, llamado fotocromo. Se trata de un sensor pensado para hacer fotografías de paisajes con un aspecto bastante irreal.

Ejemplo de imagen tomada con el sensor fotocromático

Como veis, el detalle es bajo cuando hacemos fotos en interiores, y si bien en exteriores es algo mejor, no parece que vaya a destacar este tipo de fotografía entre los usuarios.

No entiendo muy bien porque la empresa ha dedicado un sensor a esto cuando podría haber dejado tres sensores detrás como hizo OPPO con el Find X2 Pro. Quizás un sensor macro o incluso mejor, un segundo sensor telefoto con su prismático hubiera sido más útil.

La autonomía no es ni asombrosa ni decepcionante

Tras muchos años de espera por fin OnePlus se decide a implementar la carga rápida inalámbrica en su catálogo. Este es el primer dispositivo de la empresa que la utiliza.

Tendremos carga inalámbrica en su batería de 4510 mAh de hasta 30W con el cargador oficial de la compañía, aunque es compatible con otros cargador que usen la carga Qi (eso sí, no será tan rápida ya que sólo cargará a 5 W). También tenemos carga rápida utilizando el cable, a la misma velocidad de 30 W.

En la primera prueba de batería hemos querido exprimir la pantalla al máximo, configurando la resolución en modo QHD+ y la tasa de refresco en 120 Hz. Hemos estado configurando algunas aplicaciones tras instalarlas, hemos jugado y hemos hecho fotos en exteriores, además de escuchar podcasts con auriculares bluetooth y hablar más de una hora por teléfono. El resultado ha sido de 4 horas y media de pantalla con 24 horas de autonomía total.

En la segunda prueba de batería hemos bajado la resolución a FHD+ y la tasa de refresco a 60 Hz. Hemos jugado mucho, leído bastante y hecho la mitad de las fotos que veis en la galería. También hemos visto muchos vídeos en Youtube. El resultado ha sido de algo más de 6 horas de pantalla con 26 horas de autonomía total.

En la tercera prueba de batería hemos bajado la resolución a FHD+ y la tasa de refresco la hemos puesto a 120 Hz. El uso ha ido el mismo que en los escenarios anteriores. El resultado ha sido de de 5 horas de pantalla con 24 horas de autonomía total.

Como veis, la resolución y la tasa de refresco afectan directamente a la batería, pero en todos los casos podríamos llegar al final del día, salvo en ocasiones especiales.

Oxygen sigue avanzado, pero carece de funciones obvias

Este apartado es muy similar al que hemos escrito en el análisis del OnePlus 8, y es normal. Las novedades que ha introducido la empresa en su interfaz están disponibles en la familia entera, como el nuevo modo oscuro más avanzado que en ocasiones anteriores, o los gestos.

En este aspecto poco tenemos que recriminarle a Oxygen OS, que sigue siendo una de las más elegantes, y que es capaz de combinar el diseño de los Pixel con la versatilidad de las interfaces chinas como Color OS, MIUI o EMUI entre otras.

Pese a eso, seguimos teniendo algunas faltas, como el que no hay una pantalla ambiente propiamente dicha. Sí, podemos hacer que las notificaciones se muestren en la pantalla incluso cuando esté apagada, pero al poco se irán, y tendremos que levantar el móvil para saber si hay algo.

Y ese es otro problema, no hay una opción par levantar el móvil y que se active el desbloqueo facial.

Entre las novedades de este apartado tenemos todo lo referente a la nueva pantalla, como el HDR Boost o el MEMC, que llevan el aspecto visual a otro nivel. No obstante, hemos hablado de ello en la sección de la pantalla.

El OnePlus 8 Pro es muy bueno, pero también muy caro

Análisis OnePlus 8 Pro: el mejor móvil de OnePlus sólo tiene un defecto

OnePlus ha querido subir el nivel de sus terminales para pelear contra los mejores. En esta ocasión ya no hay una limitación en el precio, y alguna variante de este modelo cuesta más de 1000 euros.

Nos ha gustado bastante el OnePlus 8 Pro y en aspectos como la pantalla o la potencia podemos decir que está entre los mejores. Incluso que es el mejor, aunque esto es difícil de afirmar de manera objetiva.

Además, se han corregido pasados fallos de la marca, como la carencia de certificación IP 68 o la ausencia de la carga inalámbrica; y se mantienen detalles como Oxygen OS o los altavoces estéreo.

Pese a eso, hay margen de mejora en aspectos como el diseño (no por malo, sino por poco distintivo) y en el fotográfico, donde aún está a cierta distancia de firmas como Huawei o Apple. Para mi, esto último es lo que más dudas me genera.

El análisis del OnePlus 8 Pro me ha recordado al del Xiaomi Mi 10. Se entiende cómo la firma ha mejorado sus móviles, se comprende la subida de precio, pero no tenemos claro que ambas cosas se expliquen entre sí a ojos de sus clientes.

La entrada Análisis OnePlus 8 Pro: el mejor móvil de OnePlus sólo tiene un defecto aparece primero en El Androide Libre.

Powered by WPeMatico

14Apr/20

Análisis OnePlus 8: un gama alta ajustado y ligero

OnePlus no es una marca de móviles al uso. Ni su nacimiento ni su crecimiento se pueden englobar en lo que entendemos como un fabricante tradicional. Fue una de las primeras empresas en apostarlo todo al canal online y a la creación de una gran comunidad.

Nuevo OnePlus 8: un teléfono muy equilibrado
El OnePlus 8 es el nuevo teléfono dentro de la gama alta de la marca china y destaca por ser un modelo muy equilibrado en cuanto a especificaciones.

Poco a poco ha ido ampliado ese enfoque, sin dejar de lado su estrategia inicial, pero la evolución de la marca ha llevado a dejar de lado la idea de crear un flagship killer a bajo coste y se ha centrado en crear el mejor móvil posible a un precio algo más ajustado que sus rivales.

¿Os suena esa idea? Sí, es la misma estrategia que está ejecutando actualmente Xiaomi con el Xiaomi Mi 10, un teléfono que probamos hace unas semanas y que es un rival directo de este OnePlus 8 que hoy analizamos.

Ver vídeo

Características del OnePlus 8

  • Procesador – Qualcomm Snapdragon 865 de ocho núcleos.
    • 1 núcleo Kryo 585 a 2,84 GHz (Cortex-A77).
    • 3 núcleos Kryo 585 a 2,40 GHz (Cortex-A77).
    • 4 núcleos Kryo 585 a 1,80 GHz (Cortex A55).
  • Memoria RAM: 12 GB LPDDR4x.
  • Almacenamiento.
    • Interno: 256 GB con UFS 3.0.
  • Gráfica: Adreno 650.
  • Pantalla.
    • Tamaño: 6,55 pulgadas.
    • Resolución: FHD+ (2400 x 1080 px).
    • Tecnología Fluid AMOLED.
    • 90 Hz.
    • Ratio de aspecto: 20:9.
  • Cámara trasera.
    • Angular de 48 Mpx Sony IMX586 con apertura f/1.75, estabilización óptica.
    • Gran angular de 16 Mpx con f/2.2 y ángulo de visión de 116 grados.
    • Macro de 2 Mpx con apertura f/2.4.
    • Otros: LED Flash, PDAF, CAF…
  • Cámara delantera.
    • Resolución: sensor Sony IMX471 de 16 Mpx con f/2.0, EIS
  • Puertos:
    • Conector USB 3.1 Tipo C.
    • Sensor de huellas óptico en pantalla.
  • Otros: WiFi 6 de doble banda, Bluetooth 5.1, NFC, GPS de doble banda…
  • Batería: 4300 mAh con carga rápida de 30 W.
  • Peso: 180 g.
  • Dimensiones: 160.2 x 72.9 x 8 mm.
  • Sistema:
    • Versión de Android: Android 10.
    • Capa del fabricante: Oxygen OS.

Un diseño convencional, pero muy pulido

Después de analizar el Huawei P40 Pro, el OPPO Find X2 Pro o el Xiaomi Mi 10 he de reconocer que ese móvil me parece similar y diferente a la vez.

Lo primero que destaca de este terminal es que su pantalla de 6,55 pulgadas lo hace más compacto en la mano que todos los anteriormente mencionados. De hecho es más ligero, más estrecho, menos alto y menos grueso que el OnePlus 7T, algo que tiene mucho mérito puesto que este modelo tiene más batería que su antecesor.

En el lateral izquierdo tenemos los dos botones de volumen. En el derecho tenemos el botón de encendido y el Alert Slider, un elemento de hardware que sigue siendo icónico en los OnePlus.

En la parte superior tenemos un micrófono de cancelación de ruido y en la parte inferior tenemos el micrófono principal, el puerto USB-C, el altavoz principal y la bandeja para dual SIM, aunque no podremos poner una tarjeta de memoria.

La parte delantera está protagonizada por su pantalla, curvada en los lados mayores pero no arriba o abajo. Además, tenemos una perforación para la cámara en la esquina superior izquierda, no especialmente grande, pero tampoco extremadamente discreta. En la parte trasera tenemos un módulo de cámara con los tres sensores y el flash LED que está bajo el mismo.

No podemos cerrar este apartado sin mencionar el llamativo color verde agua de la unidad que nos ha prestado la empresa. Da la sensación de tener un color mate y brillo a la vez. Diríamos que se parece al Huawei P40 Pro, pero siendo honestos ya vimos un acabado similar en el OnePlus 7T. Y nos encantó.

Más potencia, más memoria

OnePlus siempre ha sido una marca que ha puesto por encima de prácticamente todo en sus móviles la velocidad y la fluidez. Esto le ha exigido utilizar los mejores procesadores y la mejor memoria disponible, y es lo que ha hecho en este OnePlus 8. En el modelo tope de gama ha decidido optar por los 12 GB de memoria RAM y por 256 GB de memoria interna, eso sí, no ampliables.  Y la tecnología de ambas es alta, aunque no la misma que en otros gama alta, al menos en la RAM. Tenemos LPDDR4x (no LPDRR5) y UFS 3.0 en el almacenamiento interno.

Hay otra versión con 8 GB de RAM y 128 GB de memoria interna, con un precio más bajo.

A esto se une Oxygen OS, una interfaz que siempre parece aportar un extra de velocidad, sea por lo bien construida que está, por la velocidad de sus animaciones o por ambas cosas.

En su rendimiento no hemos tenido ningún problema, ni haciendo videollamadas, ni utilizando aplicaciones como Instagram de forma intensiva y tampoco utilizando juegos con gráficos realmente exigentes.

Eso sí, hemos notado que el móvil tiende a calentarse cuando usamos aplicaciones muy intensivas. No llega a ser un problema pero es notorio, al menos si no usamos funda. Es extraño porque en otros móviles con el Snapdragon 865 no hemos visto esto.

Al principio, el sensor de huellas de este modelo no nos ha gustado tanto como esperábamos. No falla pero hubiéramos querido poder escanear dos veces cada dedo para aumentar su precisión, algo que no es posible.

Eso sí, a medida que pasaban los días nos íbamos acostumbrando y funcionaba mejor, como explicamos en el vídeo. El motivo, según nos ha explicado OnePlus, es que el móvil va a prendiendo a medida que lo usamos, y es algo que he visto que se nota muchísimo.

La conectividad también está a la altura de lo esperado, con Bluetooth 5.1, Wifi 6 de doble banda, NFC, 5G… Eso sí, no tenemos ni emisor de infrarrojos, ni radio FM, ni jack de auriculares.

El sonido está por encima de la media

Análisis OnePlus 8: un gama alta ajustado y ligero

Una de las cosas en las que más me estoy fijando en los últimos análisis es en el sonido. Es de las pocas cuestiones que pueden diferenciar claramente un gama alta de otro.

Este OnePlus 8 dispone de dos altavoces extremadamente potentes, más que los del OPPO Find X2 Pro o los del Xiaomi Mi 10. El principal está colocado en el marco inferior y el secundario junto al auricular, seguramente el mejor logar ya que el sonido va directo a nuestra cabeza.

Análisis OnePlus 8: un gama alta ajustado y ligero

El volumen es realmente elevado, aunque al bajarlo un poco se atenúa demasiado. No obstante, sin ser el sonido más impactante que he probado en un móvil, el que se haya logrado esto en un producto de precio contenido me parece un acierto, del mismo modo que me lo pareció en el OnePlus 7T.

La pantalla del OnePlus 8 brilla donde debe

En un mercado donde los mejores móviles empiezan a apostar por implementar una resolución 2K y una tasa de refresco de 120 Hz, el ver que un móvil nuevo que cuesta bastante se queda en una resolución FHD+ y en 90 Hz de tasa de refresco máxima puede extrañar, pero no es un problema. El brillo máximo sube a los 1100 nits.

La experiencia multimedia en este apartado es realmente sobresaliente por varios motivos.  Para empezar Oxygen OS nos permite configurar la calibración de la pantalla como pocas interfaces.

Análisis OnePlus 8: un gama alta ajustado y ligero

Además, este panel OLED es compatible con la tecnología HDR10+, y se nota muchísimo cuando ponemos un vídeo compatible con ello.

Pantallas HDR en móviles y duelo de formatos: Dolby Vision Vs HDR 10
HDR es la nueva mejora en la calidad de imagen de vídeo y encontramos dos formas de aplicarlo: HDR 10 y Dolby Vision. Te explicamos que son junto al LG G6.

El brillo del panel es más que suficiente y las curvaturas de los laterales no nos han dado ningún problema a la hora de usar el terminal en diferentes posiciones.

Aunque lo hemos mencionado antes, se agradece que la diagonal se contenga aunque sea ligeramente, y es que es raro que digamos que un panel de 6.55 pulgadas es contenido, pero la realidad es que, al lado de otros modelos, así es.

Por alguna extraña razón, perdemos el zoom óptico

Análisis OnePlus 8: un gama alta ajustado y ligero

Al empezar a leer las características técnicas de las cámaras algo me llamó la atención. Resulta que de los cuatro sensores (tres detrás y uno delante), tres ya los habíamos visto en el OnePlus 7T. Los remarcamos en negro:

    • Angular de 48 Mpx Sony IMX586 con apertura f/1.75, estabilización óptica.
    • Gran angular de 16 Mpx con f/2.2 y ángulo de visión de 116 grados.
    • Macro de 2 Mpx con apertura f/2.4.
    • Delantera: sensor Sony IMX471 de 16 Mpx con f/2.0, EIS

Sólo uno de los sensores es nuevo, el macro. El problema es que eso ha hecho que se pierda el zoom óptico del OnePlus 7T, algo extraño. Si comparamos el OnePlus 8 con el OnePlus 7 vemos un salto considerable, pero en medio hubo otro modelo, y esto es raro. Mucho.

Entrando ya en la calidad de la fotografía, hemos de decir que, en líneas generales, la sensación es buena.

De día la calidad es correcta, aunque la imagen acaba un poco saturada y sobre todo con más contraste de lo esperado. No es un problema demasiado llamativo y el nivel de detalles valido. Eso sí, en el gran angular se nota mucho el cambio de resolución y el detalle es mucho menor.

De noche esto se acentúa. Con el sensor principal tenemos buenas foto, se nota el buen hacer del pixel binning, y los letreros y farolas no acaban desvanecidos en un haz de luz. El gran angular, por otro lado, disminuye bastante su calidad, y muestra que el cambio de temperatura de color es más acusado.

Además, parece que la apertura es menor, y hace que haya menos luz, lo que se nota bastante en algunas tomas.

Al no tener un zoom óptico, dependemos del recorte del sensor principal para tener un aumento en un encuadre normal. Con dos aumentos es pasable, pero el de 10 aumentos es inusable.

El sensor macro que incluye el móvil permite hacer fotos cercanas, como es lógico, pero se nota mucho la diferencia cuando hacemos una toma con muy buena luz o en condiciones no tan ideales.

El vídeo cuando tenemos buena luz ofrece una buena calidad, nos permite tener colores veraces y un gran rango dinámico y también una estabilización acorde a lo que esperamos, con estabilización electrónica y óptica. Eso sí, de noche hay más trepidación. No es algo que no hayamos visto antes, pero debería ser corregido.

La cámara delantera cumple bien de día, pero no así de noche. El cambio de calidad es asombroso y pasamos de tener un gran detalle y buenos colores a una imagen más plana y con mucho ruido. El ejemplo de la imagen anterior es el mejor que hemos logrado.

La grabación de vídeo con esta cámara recuerda a los Huawei y eso es un gran cumplido. Estabiliza bien, tiene buen color, no destroza los tonos de piel… Pero de noche la calidad sufre como pasa con las cámaras traseras.

¿Y la carga inalámbrica?

Análisis OnePlus 8: un gama alta ajustado y ligero

Una de las características que esperábamos de este modelo es que llegara con carga inalámbrica. No ha sido así, y el OnePlus 8 sólo cuenta con carga rápida de 30W.

No es un drama, pero es cierto que los principales rivales empiezan a apostar por cargas mayores, de 40W en el caso de Huawei y Xiaomi y de nada menos que 65W en OPPO. No obstante, este apartado no es un aspecto negativo. No avanza mucho hacia el futuro, pero no es un contratiempo.

Análisis OnePlus 8: un gama alta ajustado y ligero

En la primera prueba de batería hemos usado la pantalla a 90 Hz. Hemos hablado por teléfono, hemos jugado bastante a Honkai Impact Third, hemos hecho algunas fotos en exteriores y usado apps sociales. También hemos estado escuchando música y podcasts por auriculares bluetooth. Hemos llegado a las 5 horas de pantalla con 22 horas de autonomía.

En la segunda prueba de batería hemos bajado la tasa de refresco a los 60 Hz. Hemos jugado, usado bastante Twitter y hablado por teléfono bastante más que en la prueba anterior. Hemos llegado a las 6 horas de pantalla con 20 horas de autonomía.

En la tercera prueba de batería hemos dejado la pantalla a 60 Hz. Hemos estado jugando bastante (como para que se calentara el terminal), usando apps sociales y modificando parámetros del móvil para grabar los planos del análisis en vídeo, entre otras cosas. Hemos llegado a las 5 horas de pantalla con 28 horas de autonomía.

En la cuarta prueba mantenemos la tasa de refresco en los 60 Hz. Hemos jugado, hablado mucho por teléfono, hecho varias videollamadas e incluso escuchado algunos podcasts. Hemos llegado a las 6 horas de pantalla con 24 horas de autonomía.

Por último, destacar que la carga inteligente permite dejar un pequeño porcentaje sin cargar hasta unos minutos antes de que suene la alarma. Esto lo va aprendiendo poco a poco si cargamos el móvil durante toda la noche.

Sin ser perfecta, Oxygen OS sigue siendo genial

Análisis OnePlus 8: un gama alta ajustado y ligero

Al haber cambiado tantas veces de móvil en las últimas semanas he tardado en darme cuenta de que por fin OnePlus ha decidido cambiar su repisa de widgets y aplicaciones en los escritorios por el Discover de Google.  Me parece un acierto y espero que otras marcas como OPPO lo hagan.

Aunque lo decimos en cada análisis de un terminal de este fabricante, estamos posiblemente ante la interfaz más minimalista y más personalizables a la vez. Oxygen OS ha demostrado que se puede tener una experiencia parecida a las de los Píxel sin las restricciones que Google impone.

Hablo, en la aplicación de cámara se nos permite ocultar los modos que no usemos de la interfaz principal, algo que ya vimos en la aplicación de los móviles de Samsung y que nos encanta ver aquí de nuevo.

Pese a eso, no es perfecta y hemos visto que algunas cosas todavía tienen que ser mejoradas.

OnePlus sigue sin implementar una de las funciones de software más útiles y fáciles de poner: levantar para encender la pantalla. En el OnePlus 8 tenemos la posibilidad de activar la pantalla ambiente al coger el móvil, o de encender la pantalla de bloqueo al hacer doble toque.

Ambas cosas se agradecen pero teniendo en cuenta la excepcional personalización de esta interfaz, es extraño que no podamos configurar el móvil para que se encienda la pantalla al levantarlo, lo que junto con el desbloqueo facial haría su uso más cómodo. Según la empresa esto es así por seguridad, para que tengamos que tener una interacción física con el móvil, aunque personalmente no veo mucha diferencia entre dar dos toques en la pantalla o levantarlo.

Además, que no se permita escanear dos veces el mismo dedo en el sensor de huellas limita la efectividad del mismo. No es la primera marca que lo limita, pero en este caso creemos que la eficacia del sensor no es lo suficientemente alta como para impedir un doble escaneado.

Se agradece la presencia de la pantalla ambiente, aunque se echan en falta más opciones de personalización, ya que hay solo unos cuantos relojes, analógicos y digitales, de aspecto extremadamente sencillo. Pero el mayor fallo es que esta pantalla ambiente no se queda permanentemente encendida, como en otras marcas. Eso sí, parece que se solventará en breve.

El OnePlus 8 supone un salto extraño, hacia adelante y atrás a la vez

Análisis OnePlus 8: un gama alta ajustado y ligero

Cuando pude analizar el OnePlus 7T hace medio año me alegré mucho del salto que OnePlus había dado con respecto al OnePlus 7. De hecho me pareció mucho más competente que su hermano mayor en todo.

OnePlus 7T tras cuatro meses de uso: aguanta muy muy bien
Tras varios meses usando el OnePlus 7T os traemos unas impresiones de un móvil que ha envejecido mejor de lo que creíamos.

No esperaba una revolución en el paso del 7T al 8, pero al menos sí mantener lo ganado en ese momento. Bajo casi cualquier punto de vista el OnePlus 8 es igual o mejor que su antecesor. El problema radica en que hay algunos puntos extraños.

El OnePlus 8 es más ligero, más compacto, tiene mayor batería, más potencia y más memoria. Pero es cierto que también tiene una pantalla muy similar, carece de carga inalámbrica y usa las mismas cámaras… o peores. Tanto la delantera como el objetivo principal trasero y el gran angular usa exactamente los mismos sensores que el OnePlus 7T. Pero por algún motivo cambia el telefoto por el macro, un movimiento absurdo.

El OnePlus 8 contará con un precio muy atractivo, algo que puede hacer que sea un éxito. Pero nos quedamos con la espina clavada. Si sólo se hubiera puesto un zoom óptico y carga inalámbrica…

La entrada Análisis OnePlus 8: un gama alta ajustado y ligero aparece primero en El Androide Libre.

Powered by WPeMatico