El teléfono negro – Crítica de la película

el-teléfono-negro-trailer-5

Tras su paso por Marvel, Scott Derrickson regresa al terror con un título que en tamaño y ejecución es lo opuesto Doctor Strange. En El teléfono negro, Derrickson nos transporta a la década de los 70, en donde un hombre secuestra niños y es el terror de la localidad. 

Finney es un chico de secundaria, quien, junto con su hermana, vive a manos de su papá un ambiente de violencia familiar. El adulto se la vive bebiendo alcohol y juzgando a sus hijos. Sin embargo, Finney es secuestrado por aquel misterioso hombre. Y en el lugar donde lo tiene encerrado, el chico puede establecer comunicación con las víctimas pasadas a través de un teléfono negro.

Derrickson ejecuta la película bajo una atmósfera que recuerda al Halloween de John Carpenter. Además de que cuenta con un reparto juvenil que evoca las producciones de Amblin en los 80. No obstante, él no reduce la historia a una aventura del estilo de Stranger Things o E.T., pues estamos ante un secuestrador de niños, por lo que el tema es ya de por sí tétrico y oscuro.

teléfono negro película

Pero también existe otro elemento que evoca este cine de género de los 70 y 80. Además de presentarnos este aparato telefónico sin cables con el que Finney se comunica con las víctimas del pasado, su hermana Gwen tiene la habilidad de soñar con partes clave de su vecindario que podrían ayudar a encontrar al secuestrador. Ambos aspectos que juegan con lo sobrenatural y el pasado recuerdan historias de Stephen King. Esto no es casualidad, pues la historia está basada en el cuento corto The Black Phone, escrito por el hijo de King, Joe Hill. 

A diferencia de otros títulos de Blumhouse como Felíz día de tu muerte, El hombre invisible o La cacería, El teléfono negro es una producción con escenarios más contenidos. La mayor parte de la historia se desarrolla en el cuarto donde el secuestrador tiene a Finney. El recurso del teléfono es sonoro y visualmente atractivo sin pretender descubrir el hilo negro. 

Pero naturalmente Derrickson necesitaba que el secuestrador fuera amenazante y oscuro, y para ello se apoya en la capacidad histriónica de Ethan Hawke, con quien ya había trabajado anteriormente en Siniestro. A lo largo de su carrera, Hawke ha demostrado que puede ir del romance (Trilogía de Before) al novato heróico (Día de entrenamiento) hasta el género de superhéroes (Moon Knight). 

teléfono negro película

Si bien el actor ya había hecho películas del género como Siniestro o La purga y Daybreakers (donde incluso interpreta a un vampiro), El teléfono negro es uno de sus personajes más oscuros y tétricos. Para lograrlo, él se apoya además de una máscara que sin duda pronto podrá verse en los siguientes Halloween. De su personaje se conoce poco y esto se agradece en un género que muchas veces busca darle una dimensión al asesino.

El teléfono negro de Scott Derrickson se apoya en gran medida de la interpretación de Ethan Hawke. Sin embargo, es importante señalar la capacidad histriónica que tienen los dos actores jóvenes. Ellos no necesitan caer en el ‘sentido de aventura’ y ‘acidez’ que regularmente tienen los personajes juveniles en las películas de terror. Aquí la amenaza es sumamente real y tenebrosa. Pero todavía existe la esperanza, aun así esté del otro lado de la linea, del otro lado del espectro.

Debido a la crisis sanitaria por COVID-19, en Cine PREMIERE te recomendamos revisar con las autoridades de salud las medidas sanitarias necesarias (especialmente el Lineamiento general para la mitigación y prevención de COVID-19 en espacios públicos cerrados) antes de acudir al cine a ver una película

La entrada El teléfono negro – Crítica de la película se publicó primero en Cine PREMIERE.