Galaxy S21+, análisis: el Samsung para los que quieren un gran móvil sin excesos

Hits: 5

Tras la llegada de los Galaxy S21 a España hemos pasado las últimas semanas probando los últimos móviles de Samsung. Tras probar el Ultra y la versión más compacta y asequible, toca probar el Galaxy S21+, el modelo intermedio que aspira a ser la opción para los que buscan un gran móvil que no sea tan gigantesco como su hermano mayor.

Características Galaxy S21+

  • Pantalla:
    • Tamaño: 6,7 pulgadas.
    • Tecnología: Infinity-O-Edge AMOLED.
    • Resolución:FHD+ (2400 x 1080 píxeles)
    • Tasa de refresco máxima de 120 Hz.
  • Procesador:
  • Memoria:
    • RAM: 8 GB.
    • Almacenamiento: 128/256 GB.
  • Cámaras traseras:
    • Sensor principal: 12 Mpx (f/1.8, 79°, 26mm, 1/1.76″, 1.8 µm, OIS).
    • Ultra gran angular: 12 Mpx (f/2.2, 120°, 13mm, 1/2.55″, 1.4 µm).
    • Telefoto: 64 Mpx (f/2.0, 76°, 28mm, 1/1.76″, 0.8 µm, OIS).
    • Otros: zoom óptico híbrido de 3 aumentos, enfoque automático (PDAF, AF láser), flash.
  • Cámara frontal:
    • 10 Mpx (f/2.2, 80°, 1/3.24″, 1.22 µm, 25 mm).
  • Vídeo:
    • 7680 x 4320 píxeles (30 fps, 8K UHD), 3840 x 2160 píxeles (30/60 fps, 4K UHD), 1920 x 1080 píxeles (30/60/240 fps, FHD), 1280 x 720 píxeles (960 fps, HD),
    • Formatos: MP4, M4V, 3GP, 3G2, WMV, ASF, AVI, FLV, MKV, WEBM.
  • Conectividad: 5G, 4G LTE, Bluetooth 5.0, USB tipo C, NFC, WiFi AX, GPS, GLONASS…
  • Sensores:
    • Sensor de huellas ultrasónico bajo pantalla.
    • Acelerómetro, detección de proximidad, giroscopio, brújula, sensor de pasillo, sensor de brillo, UWB.
  • Batería:
    • 4.800 mAh.
    • Carga rápida.
    • Carga inalámbrica Qi.
  • Dimensiones: 161,4 x 75,6 x 7,8 mm.
  • Peso: 202 gramos.
  • Otros:
    • Resistencia al agua hasta IP68.
    • Wireless PowerShare.
    • DeX.
    • Reconocimiento facial.
  • Sistema operativo:
    • Android 11 con One UI 3.1.

Galaxy S21 y S21+: principales diferencias

Si ya leíste nuestro análisis del S21 te adelantamos que muchas de las valoraciones que hicimos sobre este móvil van a ser similares o parecidas con el Galaxy S21+. Si ya leíste el análisis y simplemente dudas sobre cual de los dos terminales escoger no será necesario que vuelvas a leer el análisis al completo. ¿Cuáles son los parecidos y diferencias clave?

  • Galaxy S21 y S21+, aspectos similares:
    • Rendimiento: Ambos modelos cuentan con el mismo chip Exynos 2100, memoria RAM y almacenamiento interno.
    • Cámaras: Tanto las cámaras frontales como las traseras son exactamente las mismas.
    • Calidad de la pantalla: Ambos cuentan con un panel Super AMOLED plano con resolución FHD+ y tasa de refresco dinámica variable hasta 120 Hz. A nivel de calidad son paneles similares.
    • Sistema: Misma versión de Android y versión de One UI, así como misma política de actualizaciones y plazos.
    • Otros: Ambos cuentan con doble SIM, protección IP68, carga inalámbrica, carga inalámbrica inversa, sonido estéreo.
  • En qué cambia el Galaxy S21+:
    • Tamaño de pantalla: Pese a que tengan el mismo grado de calidad, pasamos de 6,2 a 6,7 pulgadas, es notablemente más grande.
    • Tamaño y peso: Es un móvil más grande y notablemente más pesado.
    • Material trasero: Pasamos de un plástico de buena calidad a un cristal mate. La sensación en la mano es ligeramente superior, pero también puede romperse con las caídas.
    • Batería: Al ser mayor, la batería crece de 4.000 a 4.800 mAh, siendo el modelo con mejor autonomía de los 3 (aunque el Ultra tiene 5.000 mAh, su panel consume más energía).
    • Conectividad UWB: El Galaxy S21 pequeño es el único en la nueva generación de Samsung que prescinde de esta pionera tecnología inalámbrica que poco a poco comenzará a tener protagonismo.

Móvil grande, pesado y en la línea de la gama alta

El Samsung Galaxy S21+ no será tan excesivo como el modelo Ultra, pero sigue siendo un móvil de tamaño considerable. Bajo su diagonal de 6,7 pulgadas en una relación de aspecto de 20:9, nos encontramos con un móvil más ancho. Este extra de 2 mm se debe a que la pantalla deja de ser curvada, lo que hace que requiera más superficie frontal en un mismo tamaño de pantalla.

En cuanto al peso, es también el modelo Plus más pesado desde que existe la categoría en los Galaxy S. Hasta ahora, el peso en esta gama había oscilado entre los 173 gramos del Galaxy S8+ y los 189 del S9+ (el S10+ tenía 175 gramos y el S20+ 186) y por primera vez superamos la barrera de los 200 gramos (llegando a pesar 202 en total).

Este aumento de peso viene dado por dos factores clave:

  • Es que es el Galaxy S de la serie Plus con mayor batería, con 4800 mAh.
  • El aluminio tiene mayor protagonismo en el diseño del teléfono.

El Galaxy S21+ se siente como un bloque sólido en la mano, y es que el marco de aluminio tiene mayor protagonismo respecto a sus predecesores. Por contrapartida se siente menos ergonómico en en el manejo, ya que con el mayor tamaño del marco lateral tenemos un cristal trasero con menor curvatura. Si bien esta decisión me gustó en el S21, en el modelo Plus no me ha terminado de convencer. El S20+ era un móvil grande y muy manejable, y el S21+ es un móvil manejable, a secas.

El aluminio va mucho más allá del marco, y también llega al módulo fotográfico. Dicho aluminio sobresale respecto al resto del terminal y mantiene las cámaras en el centro de atención a la vez que las protege. Es único y no deja a nadie indiferente.

Por otro lado, en el lateral derecho apreciamos los botones de encendido y volumen en una posición muy cómoda y conveniente. La ubicación de los botones de volumen es idónea no solo para su propósito principal, sino también para usarlos como disparador de la cámara.

En el marco inferior apreciamos el altavoz, puerto USB C y ranura para tarjetas SIM. La bandeja en esta ocasión no cuenta con lector de tarjetas microSD.

El cristal mate es una tendencia de diseño en la que Samsung ha tardado en llegar, pero lo ha logrado genial. El cristal tiene un tacto suave y las huellas dactilares quedan lo suficientemente camufladas como para que no tengamos que andar todo el día limpiando el móvil. En cuanto a colores, hemos podido probar la unidad en color plateado y nos ha parecido llamativo y elegante.

En cuanto a resistencia del cristal, el Gorilla Glass Victus es el más resistente jamás implementado en los Galaxy S, aguantando sin problemas caídas de hasta 2 metros. Es algo que está bien saberlo, aunque tampoco podemos garantizar que en el día a día vaya a resistir las caídas más duras. Si que nos da la confianza de poder usar el móvil sin funda ni preocupaciones, pero tampoco para andar con total descuido.

Una pantalla grande, práctica y bien aprovechada

Allá por 2014, Samsung nos sorprendió con el Galaxy Note Edge, móvil que sería clave en la estrategia de la compañía surcoreana. Tras este móvil las curvas llegaron a los Galaxy S6 y S7, modelos en los que solo estuvo en las versiones más costosas para, posteriormente, implantarse como la opción por defecto pero con cada vez menor protagonismo.


Así era la curva del Samsung Galaxy S20+ | Análisis.

A nivel personal, consideré que la pantalla curva del S20+ era la mejor que había hecho jamás Samsung por haber reducido la curva a la mínima expresión, y finalmente Samsung ha optado por ser aún pragmática.

La pantalla curva ha sido desde entonces un tema controvertido, ya que si bien es un factor diferencial y a muchas personas les gusta a nivel estético, en el día a día no es nada práctica. Las pantallas planas en la más alta gama se habían quedado relegadas al iPhone, los Google Pixel y algún que otro modelo puntual como los Asus ROG Phone.

Hay muchos hechos objetivos para considerar como mejores las pantallas planas, como pueden ser:

  • Es más barata de reemplazar: Aunque lo deseable es que durante su ciclo de vida no se rompa, en el caso de tener un accidente cambiar la pantalla debería costarte menos dinero.
  • Más opciones de protección de pantalla: Muchos protectores de pantalla no cubren bien las pantallas curvadas, lo que restringe nuestra libertad de elección. No es que las pantallas curvas te dejen sin opciones, pero tienes menos alternativas efectivas.
  • Reflejos absurdos: Las curvas suelen originar unos reflejos verticales en la pantalla.
  • Más espacio útil: De forma indirecta, la curvatura contribuye a que la relación de aspecto sea más estrecha al restringir parte del área en los bordes.
  • Adiós a los toques involuntarios: Esta es una queja recurrente de algunos usuarios, aunque reconozco que con los móviles Samsung no lo he sufrido (sí con el Xiaomi Mi 10 Pro). Lo que si que es claro es que sin curvas, no hay pulsaciones accidentales en las curvas.

En términos de calidad, tenemos un panel Super AMOLED de gran calidad. Su resolución es FullHD y destaca por una calibración de colores excelente en su modo de pantalla natural, aunque si prefieres colores más intensos también puedes optar por la clásica calibración más vívida de Samsung.

A nivel de tecnología, este panel destaca por incluir una tasa de refresco adaptable en la que tendremos una fluidez máxima de 120 Hz, la cual se reducirá automáticamente cuando no sean necesarios para ahorrar batería (como por ejemplo, cuando vemos un vídeo a 30 imágenes por segundo o estamos mirando imágenes estáticas).

También tenemos un modo llamado protector de la vista adaptable. Se trata de una implementación más inteligente del ya conocido filtro de luz azul, pero que se va adaptando dinámicamente en función de la hora del día. En un momento pensamos que era una exclusiva de los Galaxy S21, pero Samsung ha indicado que lo recibirán todos los móviles que reciban One UI 3.1.

Tenemos un sensor de huellas ultrasónico de segunda generación integrado en pantalla. En año y medio utilizando el del Galaxy Note 10+ nunca he tenido problemas, pero el lector ultrasónico en pantalla de primera generación daba problemas a muchas personas y ahora parece que todos los problemas fueron solventados. A mi juicio es el mejor lector de huellas, ubicado en una zona muy accesible y que al contrario de los lectores ópticos no emite un fogonazo.

Los altavoces nos gustan mucho, pero no apreciamos una gran evolución respecto a las generaciones anteriores, más allá de que la parte trasera ya no retumba en los niveles de volumen más elevados.

Mismo rendimiento ejemplar y mejor autonomía

El procesador Exynos 2100 de Samsung es uno de los mejores chips de 2021. Fabricado con una tecnología de 5 nanómetros, ha sido la opción de Samsung para sus tres modelos de Galaxy S21. Todo va con una fluidez exquisita y en ningún momento nos llegamos a plantear si habría ido mejor con el último chip de Qualcomm que ya probamos en el Xiaomi Mi 11.

Más allá del rendimiento en bruto, el salto en arquitectura y proceso de fabricación nos ha ofrecido una mejor batería que sus hermanos, aguantando una media de unas 6 horas ~ 6 horas y media de pantalla a 120 hercios y alcanzando las 7 pasando a los 60 hercios. Con estas cifras se convierte en el mejor de los 3 Galaxy S21 en autonomía al ser con el que mejor relación entre tamaño de batería y consumo de la pantalla.

En cuanto a tecnología de carga no tenemos cargador incluido, pero soporta carga carga por cable de hasta 25 W, así como soporte para carga inalámbrica de 15 W y carga inalámbrica inversa para cargar accesorios como el Galaxy Watch o los auriculares TWS con estuche de carga inalámbrica.

La misma experiencia fotográfica que su hermano menor

A nivel de cámaras, tenemos las siguiente configuración de cámaras de la generación anterior. A nivel de características, apreciamos la siguiente configuración de sensores:

  • Sensor principal: 12 Mpx (f/1.8, 79°, 26mm, 1/1.76″, 1.8 µm, OIS).
  • Ultra gran angular: 12 Mpx (f/2.2, 120°, 13mm, 1/2.55″, 1.4 µm).
  • Telefoto: 64 Mpx (f/2.0, 76°, 28mm, 1/1.76″, 0.8 µm, OIS).
  • Frontal: 10 Mpx (f/2.2, 80°, 1/3.24″, 1.22 µm, 25 mm).

¿Significa esto que vayamos a conseguir los mismos resultados que en la generación anterior? No debería, ya que al haber mejorado mucho la tecnología del procesador, el software es capaz de conseguir mejores resultados con el procesado de los sensores. No obstante, esperábamos que Samsung diese un paso al frente incorporando su potentísimo sensor de 108 Mpx en toda la gama. Son muchas las mejoras que el S21 Ultra tiene frente a los modelos convencionales, y sería justo que todos los modelos contasen con la misma experiencia con la cámara principal.

La fotografía ultra gran angular es muy sólida.

Pese a nuestras críticas hacia los sensores, nos encontramos con una combinación de sensores muy competente, y es que las tres cámaras son sensores de gran calidad. Ya sea en fotografía tradicional como en captura ultra gran angular, nos encontramos con una experiencia fotográfica muy sólida. Los resultados ofrecen buena fidelidad en los colores y rango dinámico, haciendo que sea una cámara fiable que no nos falla.

Fotografía tomada con el Galaxy S21, el cual tiene la misma experiencia fotográfica.

Una de las mejoras más importantes en el procesamiento de los algoritmos está en el modo retrato. Samsung presume del uso de IA para segmentar y conseguir un rango de profundidad más preciso. Una prueba despeinándome a propósito sirve como muestra de lo acertado que está con los pelos llegando a un grado de precisión excepcional.

El tercer sensor trasero es un tanto extraño. Se trata de una cámara de 64 Mpx que es utilizada para tomar fotografías con el zoom de 3 aumentos. Sin embargo, este zoom es tomado por software y no óptico, pudiendo conseguir 3 aumentos sin pérdida de calidad y hasta 30 aumentos, aquí si, con una pérdida notable de calidad.

Este sensor de 64 Mpx podemos utilizarlo también sin zoom, seleccionando en la relación de aspecto 4:3 de 64 Mpx. Las fotografías de 64 Mpx consiguen mayor nivel de detalle, pero en cambio pierden el buen rango dinámico del sensor principal de 12 Mpx. Desde nuestra perspectiva, recomendamos el uso de fotografía a 64 Mpx únicamente en condiciones de luz idónea. Ambos cuentan con estabilización óptica OIS.

En cuanto a grabación de vídeo, contamos con una excelente grabación en 4K a 60 imágenes por segundo, compatible con el sensor principal y el ultra gran angular. También tenemos 8K a 24 imágenes por segundo, pero sigue siendo una tecnología demasiado exigente para la tecnología actual y además la realiza con el sensor de 64 Mpx, por lo que en términos de calidad tampoco supone una gran mejora como en la variante ultra.

Fotografías tomadas por el Galaxy S21+.

Entre los extras de grabación de vídeo, contamos con grabación de vídeo súper estable a 60 imágenes por segundo en calidad FullHD, las habituales grabaciones en cámara lenta y ultra cámara lenta (que en este sentido, el sensor de 12 Mpx con DRAM consigue mejores resultados que el modelo ultra), un modo de grabación de vídeo profesional que nos permite utilizar micrófonos externos por USB y Bluetooth (además de modificar el resto de parámetros manualmente) y un nuevo modo llamado director, que te permite grabar de forma simultánea con la cámara trasera y frontal.

One UI 3.1 con Android 11 sigue puliendo su propia identidad

Ver vídeo

Mi historia con el software de Samsung desde hace años ha estado muy polarizada, y es que tanto Touchwiz como Samsung Experience han sido capas que no me gustaban para nada, mientras que One UI se ha convertido en una de mis capas de personalización preferidas. En esta ocasión tenemos One UI 3.1, basado en Android 11, la última versión del sistema operativo.

El sistema de notificaciones es uno de los puntos más potentes de Android 11, y Samsung ha hecho un gran trabajo. Tenemos las conversaciones flotantes nativas de Android 11, aunque si lo preferimos tenemos un sistema de notificaciones más discreto que al deslizar hacia abajo despliega una ventana de la aplicación con la tecnología de ventanas flotantes que durante años ha destacado en la capa de Samsung.

Tenemos acceso a todas las funciones de Android 11 con una pequeña excepción, y es que el menú domótico no se encuentra al mantener pulsado el botón de encendido (con este botón, activaremos Bixby). Sin embargo, podemos acceder a él desde el panel de ajustes rápidos, pudiendo controlar cualquier dispositivo domótico de aplicaciones que estén preparadas para el nuevo sistema, como SmartThings, Google Home o Xiaomi Home.

Dentro de los ajustes rápidos encontramos también otras cuantas funciones llamativas, siendo algunas de la capa de Samsung, otras específicas de estos móviles y algunas que son estándares en Android pero no están disponibles en todos los móviles:

  • Compartir carga sin cables: Además de poder cargar el móvil con un cargador inalámbrico, este tiene la capacidad de cargar dispositivos actuando como un cargador inalámbrico. No es muy práctico para cargar el móvil de un amigo, pero si para cargar el Galaxy Watch y estuches de auriculares compatibles con carga inalámbrica, como los Galaxy Buds.
  • Conexión a Windows: Aunque casi todos los móviles de Android son compatibles con Windows a través de Tu Teléfono, la integración de Samsung con la integración de Windows está mejor pulida y suele recibir muchas novedades en primicia, como abrir las aplicaciones de tu móvil desde el PC de forma inalámbrica.
  • Compartir con Nearby: El Airdrop de Android creado por Google está integrado en los móviles de Samsung. No es una exclusiva pero nunca está de más saberlo.
  • Compartir música: Al activar esta función, tus amigos podrán conectarse a tu móvil por bluetooth para enviar música a los altavoces o auriculares que estén vinculados en tu móvil sin tener que ir desvinculándolos y vinculándolos de nuevo. Muy útil para cuando podamos volver a montar fiestas.
  • Carpeta segura: Una carpeta en la que esconder archivos cifrándolos con tu contraseña.

Tenemos Google Discover en la pantalla de inicio, algo que pedíamos al launcher de Samsung desde hace años. Si lo prefieres, también puedes seleccionar Samsung Free, que ofrece una sección de noticias escogidas por UpDay. Samsung Free me ha gustado más que Discover, pero para qué quedarnos con uno si tenemos la posibilidad de elegir cual preferimos.

Entre el uso de tecnologías que nos gustan de la gama alta de Samsung, es importante destacar Samsung DeX. Esta herramienta nos permite utilizar la interfaz de escritorio de nuestro móvil, ya sea en un monitor conectando un Hub USB, de forma inalámbrica en televisiones o directamente desde nuestro ordenador. A nivel personal es un gran añadido que suelo valorar mucho en Samsung, y es que con un Hub al que conectes monitor, teclado y ratón puedes convertir tu móvil en un ordenador para navegación web, escribir correos, editar fotografía y vídeo y hasta jugar a videojuegos en streaming gracias a Stadia o Google Now.

Otro aspecto muy llamativo de One UI es la posibilidad de editar el orden de los modos de la cámara, una opción que poco a poco aparece en cada vez más capas de personalización y que nos encanta al permitirnos dejar la aplicación de cámara a nuestro gusto.

Rutinas de Bixby es lo mejor del asistente de Samsung. Podemos personalizar entre decenas de opciones para crear automatizaciones muy chulas, como por ejemplo, activar el modo no molestar automáticamente si estamos en la ubicación de nuestro puesto de trabajo.

En términos de personalización, no podemos olvidarnos de Good Lock. Esta aplicación, disponible en la Galaxy Store, nos da acceso a toda clase de experimentos en los que Samsung trabaja. Algunos de estos módulos terminan formando parte del sistema con el tiempo, y

  • Theme Park: Es mi módulo de Good Lock preferido. Elige un fondo de pantalla y la aplicación te propondrá un tema de colores para tu móvil, el cual si no te deja del todo conforme te da la posibilidad de ajustar el color de cada aspecto del tema individualmente. Es de lejos la herramienta que permite mayor control del tema de color de cualquier Android.
  • Keys Café: Más personalización, esta vez en el teclado de Samsung. Además del tema de color puedes establecer animaciones concretas al pulsar, añadir más filas y cambiar el orden de las teclas a tu gusto. Este módulo ha convertido el teclado de Samsung en mi preferido.

¿En tierra de nadie? Más bien al contrario

Desde que Samsung ha adoptado la tendencia hacia los modelos Ultra, las variantes Plus parecen haber perdido todo el protagonismo. Ya sucedió con el S20+ el año pasado, y de nuevo nos encontramos en un punto intermedio entre el extremadamente cómodo S21 y un S21 Ultra que ofrece lo máximo de Samsung, pero esto también es notablemente más caro, y algo más pesado e incómodo de manejar (aquí la diferencia no es tan drástica, pero está presente) .

Sin embargo, como ya mencionamos en el propio análisis de su predecesor, en muchas ocasiones la virtud se encuentra en el término medio, y el Galaxy S21+ lo demuestra con gran solvencia. Es un móvil de gama alta que no renuncia a casi nada y que lo único que realmente podemos echar en falta es el zoom periscópico de 10 aumentos, ya que aunque la diferencia de 12 a 108 Mpx parece drástica, en la práctica los resultados no son tan lejanos.

Ver vídeo

Si te gustan las pantallas con curvas o está en tus intenciones utilizar una funda con SPen, el Galaxy S21 Ultra si debería ser el modelo al que aspires pero si lo que buscas es un gama alta grande, que no gigantesco, que cumpla en todos los aspectos, el Galaxy S21+ es la opción a elegir. Si yo me quisiera comprar uno de los tres, este sería el que terminaría eligiendo.

Nota: Algunos de los enlaces a tiendas de este artículo contienen código de afiliación. Con ellos apoyas nuestro trabajo a la vez que confirmamos que son tiendas fiables y con garantías. Tu no pagarás más y tampoco comprometemos nuestra neutralidad en las elecciones de enlaces.

La entrada Galaxy S21+, análisis: el Samsung para los que quieren un gran móvil sin excesos aparece primero en El Androide Libre.

Powered by WPeMatico

Antes de continuar con la Información de ANDROID-TV:

Solicita tu demo Gratis de KAXTV IPTV aquí

https://chat.whatsapp.com/C3xhSt8dP62IhDFGldwwcN