Premios Platino 2022: Carmen Maura, la «chica Almodóvar» sin fronteras

carmen-maura-1

La histrión madrileña Carmen Maura, primera en adoptar el mote de «chica Almodóvar», recibió un reconocimiento a su extensa trayectoria en los Premios Platino 2022. Semejante estatuilla devino la pieza más reciente de una envidiable colección de galardones, que van desde la Palma de Oro en Cannes (Volver, 2006) hasta sus cuatro premios Goya, sin olvidar los laureles obtenidos en prestigiosos encuentros fílmicos como Venecia (Mujeres al borde de un ataque de nervios, 1988) y San Sebastián (La comunidad, 2000).

«El ser actriz ha sido para mí tan bonito, tan divertido y en el fondo mucho más fácil que todas las demás cosas de la vida»

En conferencia de prensa, el día previo a la entrega oficial del Premio Platino de Honor, Carmen Maura reconoció que desde niña parecía ya estar destinada al mundo de la actuación, pues le resultaba fácil transformarse mentalmente en una persona completamente distinta.

«Yo no tuve la oportunidad de hacer ni cursos ni nada. Pero es que desde que era pequeña a mí no me costaba ningún esfuerzo pensar que era otra, que es lo que hago todas las veces que me pongo delante de la cámara», confesó. «Y luego que con la cámara es un regalo, porque te hace la mitad del trabajo. El teatro también me gusta mucho pero la cámara es especial».

La española subió por vez primera a los escenarios teatrales sin muchas expectativas ni una meta específica. En realidad, ella suponía que no llegaría muy lejos, pese a los grandes riesgos que estaba tomando al entregarse de lleno a las tablas. «Es verdad que si hubiera visto la película de lo que vendría después en mi vida personal, a lo mejor no habría sido tan valiente, porque en mi época ser actriz no era nada guay», señaló. Por otro lado, la septuagenaria intérprete percibe que actuar es lo único que sabe hacer bien, lo cual (en contraste) justifica su enorme éxito en el aspecto profesional y su oposición a siquiera pensar en el retiro.

«Voy a seguir trabajando porque para mí este trabajo es como una vitamina», declaró. «Estoy segura de que si dejara de ponerme delante de la cámara, me volvería sosa. Es que a mi me encanta no hacer nada, por ejemplo, ir al campo y mirar los árboles o los animales. Entonces más bien voy a seguir trabajando. Me viene muy bien físicamente, y es que me gusta tanto».

Uno de sus próximos proyectos fílmicos lleva por título Rainbow, película que dirige Paco León, la cual se plantea como una reinvención moderna de El Mago de Oz y donde Maura asume el rol antagónico de la bruja. «Yo creo que es la más mala que he hecho», aclaró la histrión sobre su malvado personaje. «Pero la ventaja que tiene esta mala es que como es bruja, su profesión es ser mala y entonces no tiene complejo de culpa».

De Almodóvar al resto del mundo

Después de cumplir sus 25 años de edad, Carmen Maura empezó a dar pasos serios dentro del teatro. Y en algún momento de esa etapa temprana, prestó atención a cierto compañero que pretendía igualmente probar suerte en la actuación. Él no era buen actor, en opinión de Maura, pero sus nulos dotes de histrionismo en nada obstaculizaron la emblemática relación laboral que surgiría entre ambos. Fue a través de Los Goliardos —compañía teatral fundada en los años sesenta— que la madrileña conoció a Pedro Almodóvar.

«Entendía sus guiones [de Almodóvar] de una manera milagrosa. Yo sabía cómo él quería que yo lo dijera. Es más, a veces cuando veo una película suya imagino lo que les ha dicho [a sus actores] que hagan. Yo lo conozco muy bien»

De caminar juntos a casa y conversar sobre historias ingeniosas, tiempo después el ahora cineasta manchego propuso a su íntima amiga estelarizar una película en Super 8, donde el personaje en cuestión era una entrevistadora cleptómana. «Y luego me hizo un enorme favor y un enorme regalo cuando me dio el papel en ¿Qué he hecho yo para merecer esto?«, expresó Maura en la misma conferencia, con relación al filme de 1984 sobre una ama de casa neurótica. «Eso rompió completamente la imagen que yo traía de la chica de la tele [como presentadora del programa Esta noche]. Entonces eso para mí fue fenomenal».

En complicidad con Almodóvar, más adelante vendrían otros títulos inolvidables como La ley del deseo de 1987, ovacionada en la Berlinale. Y si bien tales proyectos sedimentaron su trayectoria fílmica, Carmen Maura eventualmente viajó más allá de Europa para consagrar su prestigio. Respecto a Latinoamérica, por ejemplo, la desinhibida intérprete ha trabajo en Costa Rica, México, Venezuela, Colombia, Brasil, Uruguay, Argentina y Chile. Sin embargo, opina que ni la mitad de la gente en España se ha enterado de esa internacionalidad suya. Y lamenta que ni la mitad de esas películas «tan bonitas y tan diferentes» hayan estrenado en su país natal.

«La verdad es que la mayor satisfacción de hacer películas es que la gente las vea y muchas veces no pasa eso. Estamos en un momento muy complicado para el cine, por eso hay que ponerse en plan entusiasta y en plan de empujar a la gente un poco», sentenció la veterana actriz.

Al otro lado del Atlántico, Maura constantemente ha advertido mucha vitalidad y diversidad, además de cineastas y talento actoral de calidad mayúscula. «Lo que me da rabia es que haya que coger un avión tan largo para ir hasta allá. Es una pena que estén tan lejos», remarcó ante los medios periodísticos de Latinoamérica, y rememoró que en uno de sus viajes a México, vivió la aterradora experiencia de un avión con fallas técnicas y un aterrizaje de emergencia. Pero el susto valió la pena, pues Carmen Maura siempre ha visto con muy buenos ojos a las y los mexicanos, con quienes filmó cintas como el drama Cuernavaca y la comedia Cuando los hijos regresan, ambas de 2017.

«¡Una simpatía que cargan! Yo me acuerdo del último viaje que fui de París a México y dije: ‘Qué diferencia de simpatía’. En Francia preguntas por una calle y te miran así [con desaprobación]. En México preguntas por una calle y la niña a la que le has preguntado te acompaña», expresó para concluir, llena de humor. «Es verdad que, por ejemplo, luego me da miedo cruzar las calles en México. Como la gente conduce de esa manera y se cruza todo el mundo por todas partes… Y luego no como bien el picante. Ustedes [en México] tienen un concepto del picante y dicen: ‘Esto no pica’ y vaya que sí. Hasta los niños comen chupachups con picante. En general [destaco] la simpatía, la locura, la cantidad de gente que hay por la calle. Ahí no importa si eres gordo. Me cae muy bien México, me cae muy bien».

También te podría interesar: Premios Platino 2022 – Lista completa de ganadores

Carmen Maura recibe el Premio Platino de Honor 2022

Carmen Maura es la última personalidad del cine y la televisión iberoamericana que merece los máximos honores en los Premios Platino. Anteriormente homenajeados y procedentes de distintas latitudes, han sido también Diego Luna, Ricardo Darín, Raphael, Antonio Banderas, Adriana Barraza, Edward James Olmos y Sonia Braga.

La entrada Premios Platino 2022: Carmen Maura, la «chica Almodóvar» sin fronteras se publicó primero en Cine PREMIERE.