Rowan Atkinson vs la cultura de la cancelación: «la comedia es ofender»

rowan-atkinson-cultura-cancelacion

La mente detrás de Mr. Bean es probablemente uno de los comediantes europeos mejor especializados en la comedia física. Su mítico personaje no tiene la necesidad de articular palabras para hacer reír el público. Razón de que tampoco tenga que ofender o burlarse de nadie para generar una situación de divertimento. No obstante, para Rowan Atkinson la necesidad de ofender es el punto de la comedia y por ello también está en contra de la estricta cultura de la cancelación. 

A la luz de su nueva serie en Netflix, el también actor se encuentra en rondas de prensa. Desde luego, al ser un referente para la comedia, se le preguntó qué opinaba sobre la cultura de la cancelación y el clima actual en donde un comediante debe medir con cuidado sobre qué o sobre de quién van las bromas. Atkinson considera que «la cancelación» afecta desde luego a los comediantes. Y que ahora el punto central de cada chiste se ha perdido en el olvido, porque dicho punto es ofender y encontrar una víctima.

«Me parece que el trabajo de la comedia es ofender, o tener el potencial de ofender, y no se le puede vaciar ese potencial. Todo chiste tiene una víctima. Esa es la definición de un chiste. Alguien, algo o una idea que es puesta para pasar por ridículo».

Ante las sensibilidades que se pueden suscitar con los chistes, muchos comediantes han resuelto enfocar sus golpes en personas con poder. En el mundo actual la desigualdad y los privilegios que se generan por ello, son el verdadero enemigo. Por ello el Irish Times le preguntó a Rowan Atkinson, si quizás la cultura de la cancelación estaría más conforme con los comediantes si dirigieran sus bromas hacia personas con influencia. 

Atkinson opina que no. Para Mr Bean la capacidad de burlarse de alguien y generar una broma a partir de ello, debería ser ejercida sin miramientos. Los comediantes deberían ser capaces de burlarse de absolutamente cualquier cosa, no solamente de las personas. 

«Creo que tienes que ser muy, muy cuidadoso al decir sobre qué puedes hacer bromas. ¿Siempre tienes que ir hacia arriba? ¿En serio? ¿Qué pasa si hay alguien extremadamente presumido, arrogante, agresivo, satisfecho de sí mismo, que está por debajo de la sociedad?», se preguntó. «No todos están en las casas del parlamento o en las monarquías. Hay muchas personas extremadamente engreídas y satisfechas en lo que se consideraría más bajo de la sociedad, que también merecen ser señaladas. En una sociedad libre y adecuada, deberías poder hacer bromas sobre absolutamente cualquier cosa. No todas las bromas son para todos».

A pesar de que el personaje más reconocido de Atkinson difícilmente utiliza las palabras para burlarse de alguien, para el actor incluso interpretarlo ya resulta aburrido. Con anterioridad reconoció estar cansado del personaje y buscar desesperadamente un respiro del mismo. «Ya no disfruto mucho interpretarlo. La responsabilidad que supone no es muy placentera. Lo encuentro tan estresante como agotador y no puedo esperar a terminar con él», afirmó.

Ahora Rowan Atkinson estrenará Man vs Bee. La serie contará los desfortunios de un hombre asignado a un nuevo trabajo muy importante. Deberá cuidar una lujosa mansión, repleta de objetos de colección de un valor incalculable. No obstante, cuando cree tener todo bajo control una diminuta abeja entrará en escena para desestabilizar su orden y paciencia. ¿Podrá mantener el control y conservar el empleo? La serie estrenará el próximo 24 de junio en Netflix.

La entrada Rowan Atkinson vs la cultura de la cancelación: «la comedia es ofender» se publicó primero en Cine PREMIERE.