10 datos curiosos del tren bala de Japón que inspiró la película de Brad Pitt

Tren bala película

Este 3 de agosto, Brad Pitt regresa a la pantalla grande con su nueva película: Tren bala. Esta es una de las últimas apuestas grandes del verano y promete llevar a los espectadores en un viaje lleno de acción, adrenalina y peleas brutales. Sin embargo, la historia no es precisamente original, se basa en la novela homónima de Kōtarō Isaka y transcurre en un tren bala que conecta Tokyo y Kyoto. Dicho tren, el Shinkansen, es uno de los más famosos e impactantes del mundo, y hoy te contamos todo lo que debes saber de él.

Un ícono de la cultura popular

Gracias a su popularidad, el tren bala de Japón ha sido utilizado por diversas marcas para convertirse en temático. En su momento hubo decoraciones de Evangelion y Hello Kitty. ¿Sucederá lo mismo con la película de Brad Pitt? Sería una forma ideal de hacerle promoción a la película en aquél territorio.

Su significado

El nombre Shinkansen se utilizó por primera vez a principio de los 40s, justo cuando se anunció una nueva línea de transporte para toda la nación. Su significado literal es: “nueva línea troncal” o “nueva línea principal”. A pesar de tener tantos años de existencia, no se ha registrado un solo accidente o herida en sus millones de pasajeros. Qué diferencia.

¿Qué tan rápido es?

Los primeros trenes de la línea comenzaron a circular con una velocidad de 210 kilómetros por hora. En 1990 alcanzaron los 275 kilómetros por hora, en marzo de 2013 ya eran capaces de desplazarse a 320 kilómetros por hora y actualmente la llegan a los 360.

¿Cómo eligen el nombre?

Cada apertura de línea implica que la misma tenga un nuevo nombre. Para elegirlo, se hace partícipe a todos los que así lo quieran, quienes proporcionan opciones. Las compañías ferroviarias siempre son las que tienen la última palabra a la hora de elegir el nombre, pero este siempre participa en votaciones.

Sus impactos

A lo largo de los años, el Shinkansen ha tenido efectos muy benéficos en la economía japonesa. Por poner un ejemplo, todos los traslados han contribuido a generar un ahorro de 400 millones de horas, y el sistema tiene una derrama económica de ¥500 billones de yenes al año.

Es amigable con el buen ambiente

Además de ser útil, práctico y seguro, el Shinkansen también es un beneficio para el ambiente. Un traslado en él equivale al 16% del dióxido de carbono que emite un viaje en auto. En todo un año se evita el lanzamiento de 15 mil toneladas del compuesto químico.

Siempre tiene lugar

A diferencia de varios medios de transporte, el Shinkansen tiene sitio para los pasajeros de último minuto. Los primeros 5 vagones están destinados a pasajeros que no reservaron un asiento con anticipación.

Es muy amplio

El tren bala japonés le gana en tamaño al de Europa. Cada tren es de 16 vagones con capacidad para 85 pasajeros cada uno, es decir, tiene 1323 asientos en total. Al interior cuenta con tres filas de asientos sobre el lado derecho y dos sobre el lado izquierdo.

En esta película, el tren bala nos mostrará acción a más de 300 kilómetros por hora

Su puntualidad es impresionante

Si los carteles de las estaciones dicen que el tren llegará a las 13:27, a esa hora llegará. Entre uno y otro siempre hay una diferencia exacta de 3 minutos supervisada por un revisor. El margen de retraso permitido es de apenas 8 segundos en primedio.

Su relación con la película Tren bala

En esta cinta, Brad Pitt interpreta a Ladybug, un asesino a sueldo que tiene como misión recuperar un maletín en un tren bala que se dirige de Tokyo a Kyoto. El problema es que los demás pasajeros no son personas cualquiera, sino otros asesinos bastante competitivos que intentarán detenerlo, pero pronto se dan cuenta que sus objetivos están conectados.

¿Creen que el Shinkansen sea el escenario perfecto para una cinta así? Si quieres vivir toda la adrenalina del trayecto, no te pierdas la película a partir de este 3 de agosto. Para ver el trailer, puedes dar clic aquí.

La entrada 10 datos curiosos del tren bala de Japón que inspiró la película de Brad Pitt se publicó primero en Cine PREMIERE.